El CEO y fundador de Posibl, compañía multimedia que produce y distribuye contenidos, compartió con WATT todo lo que hay detrás del medio de comunicación que se fundó en 2012 y ya llegó a más de 75 millones de personas en el mundo.

El hecho de haber perdido a su papá cuando tenía siete años le permitió darse cuenta de lo finito que era su paso por este planeta y que debía jugársela e ir por todo.

Encontrá en la nota todos los tips que nos compartió al salir del webinar, El mundo post coronavirus “¿cómo serán la economía, el planeta y la vida en el futuro?”, en el que participó junto a Roberto Macho, Managing Partner UHY Macho & Asoc, y Elena Morettini, co fundadora de Because energy matters.

Texto: @carotopolaperiodista


¿Cuán importante es que el negocio que uno genera le aporte algo positivo a la sociedad?

Todo emprendimiento va a provocar algo en la sociedad y mejor que sea algo bueno. Hacer cosas buenas nos inspira, inspira a otros a generar nuevas metas, destacarse y hacer algo por los demás también. Es una ola que no frena. Yo soñé Posibl en 2008 y hoy después de ocho años hemos llegado a 75 millones de personas, y contamos con el apoyo de más de 500 ONG y fundaciones alrededor del mundo. Estamos en contacto con líderes políticos e instituciones como las Naciones Unidas. Realmente es enorme, más que lo que te imaginás cuando comenzás. 

¿Cómo conseguiste a tus primeros inversores?

A mi me gusta trabajar con las personas que no necesitan ver para creer, me gusta trabajar con las personas que necesitan creer para después ver. No están esperando un resultado, sino que están esperando un proceso. Con los dos primeros inversores que tuvimos me junté en un café de Buenos Aires, ellos sabían de mi historia de lucha por distintas adversidades que me tocaron atravesar desde chico y también sabían lo cabeza dura que soy, que cuando me propongo algo  no paro hasta alcanzarlo. Me acuerdo que les hice un dibujito de lo que me imaginaba que podía ser Posibl, les dije en qué queríamos convertirnos y ellos confiaron plenamente en mi palabra. Creo que la palabra se fue desvalorizando a lo largo del tiempo. Es muy importante estar dispuesto a que la palabra refleje todos tus actos. Los samuráis vivían en el pasado transformando su código de vida en una relación absoluta con lo que decían. Es muy importante que tus palabras se vean 100% reflejadas en tus actos. Así conseguí los primeros inversores, después el plan de negocio se fue acomodando solo. 

“Todo emprendimiento va a provocar algo en la sociedad, así que mejor que sea algo bueno”

¿De qué forma lograste construir la confianza en vos mismo?

Tuve algo que me pasó desde muy chico que fue la pérdida de mi padre a los 7 años en mis brazos, y después perdí al resto de mi familia. Esas pérdidas me dieron una dosis de realidad muy grande y me hicieron entender lo finito que es mi tiempo. Son herramientas muy positivas y en el fondo estoy agradecido por todo lo que me pasó porque creo que eso es lo que me hizo entender que no le tengo que tener miedo a nada y me tengo que animar a todo. A lo único que le tengo que temer es a arrepentirme de no haber hecho algo.

Vos pudiste transformar lo que te pasó en algo muy poderoso… ¿Qué le dirías a alguien que no tuvo esa vivencia para que confíe en sí mismo?

Que se incomode permanentemente, es algo que dijimos también en la conferencia. El mundo necesita ser un poco más incómodo porque la comodidad nos ha hecho cometer muchos errores. Además, la comodidad nos lleva a no demostrarnos a nosotros mismo todo lo capaces que somos de hacer, somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos. Yo particularmente soy una persona a la que no le gusta estar relajado en la comodidad, lo hago también con nuestro equipo trato de que nunca estén dadas las condiciones para las cosas porque las condiciones ideales para las cosas no existen. Hace poco alguien de la compañía se fue y me dijo que se iba teniendo las herramientas para no necesitar herramientas. Es clave entender que la comodidad nos achancha y no nos permite soñar en grande.

¿Cómo vivís con la incomodidad?

Es muy importante que nosotros tomemos noción de cómo son las cosas y la capacidad que tenemos de transformarlas. Los ciudadanos hoy tenemos un poder mayor que el de la gente que está en el poder pero muchas veces tenemos miedo de hacerlo valer. Nosotros no votamos cada 4 años, lo hacemos todos los días en la góndola cuando elegimos qué tipo de productos queremos consumir, las legislaciones que queremos aceptar, los modelos de negocios que queremos ver triunfar en el mundo y el ejemplo que queremos dejarle a las generaciones que vienen detrás.

“Perdí a mi papá cuando tenía siete años”

¿Cómo validan la información que transmiten?

Nosotros siempre buscamos chequear a través de distintas fuentes. Los documentales, las miniseries y las campañas creativas que hacemos son gracias a que nos sumergimos muy de lleno en el territorio. Si hay algo que tiene Posibl es un capital inmenso en distintas regiones del mundo, con más de 500 aliados internacionales. Estamos muy metidos en los temas de impacto social. Sabemos quién es quién y sabemos quién dice ser algo que es y no lo es. Creo que tenemos un muy buen filtro y el rigor informativo es algo que nos destaca. 

¿Cómo se financia el medio?

Inicialmente con inversores privados, pero también trabajamos con múltiples empresas en diferentes lugares del mundo. Además, hacemos campañas creativas, eventos, producciones audiovisuales y distribución de contenido.

¿Qué le dirías a alguien que quiere presentar su proyecto? ¿Qué tiene que tener en cuenta?

Lo primero es que lo haga. Vale mucho más una idea hecha que dicha. Que lo haga y que lo muestre, por más de que sea imperfecto. Que salga y que le cuente sus ideas a la gente. No hay que tener miedo de contar las cosas ni tampoco hay que tener miedo de hacer el ridículo al comienzo. Hay que relajarse, todos vamos a fracasar en algún momento de nuestras vidas. La última batalla no existe, si las cosas no están del todo bien hechas mañana las podés mejorar. 

“Todos vamos a fracasar en algún momento de nuestras vidas”

¿Cómo te manejás con la frustración?

Hago que se aprieten bien los dientes, me enojo un poco conmigo mismo, pero no descanso un minuto para que las cosas sean mejor mañana. Soy bastante obsesivo en que las cosas salgan mejor. No hay nada mejor para un soñador que escuchar el no y que algo te salga mal porque eso significa que te vas a romper el alma para ser progresar.

¿Quiénes te inspiran?

Mi viejo siempre ha sido una fuente de inspiración muy grande en mi vida, tengo líderes y figuras también, todos bastante obsesivos respecto a su trabajo y a la búsqueda permanente de los límites. Me inspira la gente que hace, no necesariamente tienen que ser famosos o líderes. La gente que hace le hace bien al mundo porque está inspirada haciendo lo que le gusta. 

¿Por qué administración de empresas y no comunicación?

Estudié periodismo deportivo antes porque soy un amante del fútbol y de los deportes. Estudié un tiempo y cambié porque me desenamoré. Cambié a administración porque me encanta empezar con proyectos de cero y llevarlos a un lugar soñado. Llevo 25 años de trabajo y siempre digo que emprendo por vocación. 

“Me inspira la gente que hace”

¿Cuáles son tus emprendimientos hoy en día?

Principalmente Posibl, después soy asesor financiero, he tenido emprendimientos gastronómicos, diferentes negocios y estoy incubando una nueva compañía con un grupo de amigos pero eso es algo que contaremos más adelante.

¿En qué áreas crees que es clave emprender hoy en día?

Yo creo que el mundo está lleno de oportunidades y hay que estar muy despierto a ver cuáles son las necesidades del mercado. El futuro siempre es un lugar incierto, pero si hay algo que podemos tener en claro es que la tecnología va a tener mucha incidencia en nuestras vidas. Creo que ahí hay verticales de negocios que se pueden aprovechar porque nuestra vida se va a transformar absolutamente. Desde temas de trabajo, manufacturas y demás el mundo va a ser muy distinto. 

Agradecimientos: Boca Pr