Cada vez son más los que deciden aplicar técnicas de meditación y relajación a sus días pero… ¿qué hay detrás de ellas , ¿cuántas opciones hay?,  ¿por dónde empezar?, ¿cuáles son sus beneficios?. Para contestar todas estas preguntas dialogamos con Eliana Fernández, coordinadora del área familia y niños en  www.mindfulness-salud.org.

Texto: @carotopolaperiodista / Fotos: Freepik


El Mindfulness y la Meditación: ¿Son lo mismo?

La meditación es una práctica ancestral que ha experimentado un auge de popularidad en los países occidentales en las últimas décadas. Hay distintos tipos de meditación que ayudan a calmar la mente,  a encontrarse con uno mismo o reducir la ansiedad o el estrés. Uno de ellos es la  meditación Vipassana, definida como meditación del “insight , es decir, permite ver las cosas como realmente son.

Hay varios tipos de meditación Vipassana que han evolucionado desde el estilo tradicional a lo largo de los años. La práctica de Mindfulness es una de ellas. Se trata de una práctica de meditación budista tradicional, que se emplea mucho en occidente. Este tipo de meditación enfatiza la conciencia de la respiración o la conciencia hacia alguna parte del cuerpo donde se notan sensaciones, y estas sensaciones sirven como “ancla” para poder volver, cuando la atención se va al pasado o al futuro en pensamientos. Esta práctica promueve que cada vez que se identifica un pensamiento o una emoción, es necesario notarlo e intentar dejarlo pasar con una actitud no enjuiciadora.

Es decir todo se resumen al darse cuenta de lo que está sucediendo con una actitud de apertura y amabilidad para recibirlo.

Mindulness o Atencion Plena significa prestar atención de manera conciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Jon Kabat/Zinn, conocido referente mundial de Mindfulness por haber introducido esta práctica dentro del modelo medico de occidente hace mas de 30 años, fundó la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Allí introdujo a los pacientes la práctica del Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos, psicológicos, dolores crónicos, y otros síntomas asociados al estrés.

Jon Kabat – Zinn define al Mindfulness como: “Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar.

¿En qué situaciones podemos usar esta técnica?

Cuando te despertás

Tomá conciencia de los primeros movimientos. Muchas veces ese primer momento antes de que la mente se active con todo lo que el día puede traer, puede ser un campo propicio para conectarte con el momento presente. Conectá con la respiración y con las sensaciones del cuerpo para darle la posibilidad a la mente de que se mantenga en el presente y no en lo que va a venir.

Cuando comés

Elegí una comida o parte de una comida y comé con todos los sentidos despiertos. Muchas veces comer es una actividad que hacemos en automático. Al conectar conscientemente con la experiencia de comer, desactivarás el automático y podrás darte cuenta de cuánto pasa por debajo del radar en tu experiencia diaria. Podés comer algún snack y practicar de esta forma o podés experimentar distintas comidas para practicar más extensamente. Lo importante es despertar curiosidad hacia lo que vayas atravesando momento a momento.

Cuando realizás actividades cotidianas

Como por ejemplo, lavarte los dientes, o caminar por un mismo lugar, usá ese momento como una forma de no entrar en el modo automático. Se sabe, por ejemplo, que en actividades como lavarse los dientes o bañarse, estamos cerca del 60% de las veces pensando en otra cosa. Elegí una actividad de todos los días y, cuando te acuerdes, practicá prestar atención a todo lo que esa actividad trae, en cuanto a sensaciones físicas, estímulos, emociones y pensamientos, es decir, toda tu atención puesta en toda tu experiencia.

¿Qué se necesita para incorporar esta técnica a nuestros días? 

La intención de empezar y la paciencia para sostener la practica en el tiempo. Es clave destinar un tiempo del día para uno mismo, para poder silenciarse y practicar.

En la Sociedad Mindfulness y Salud se promueve la idea de “comenzar por uno mismo”  Hay varios programas y talleres que colaboran en este “empezar”. Una oportunidad valiosa son la practicas  ofrecidas de manera gratuita, todas la mañanas desde la Sociedad Mindfulness y Salud,  que luego quedan grabadas. Darse cuenta de que estamos sufriendo  y queremos encontrar el alivio para mejorar nuestra calidad de vida es fundamental.

¿Cuáles son los beneficios que se encuentran al aplicar estas técnicas?

Meditar no siempre es fácil, especialmente al inicio, pues requiere disciplina y práctica.  Por tanto, requiere un  esfuerzo justo, pero a la larga sus beneficios para la salud son numerosos.

En el mundo acelerado en el que vivimos, muchas personas encuentran en la meditación una forma de conectar de nuevo con ellos mismos, lejos de la cultura occidental, donde el consumismo y los valores materialistas rigen la vida de la gran mayoría de los ciudadanos. La meditación es una manera de recuperar la esencia de uno mismo y lograr posibles alivios.

Estos son algunos beneficios de la meditación:

  • Aumenta el autoconocimiento, permite reflexionar sobre la propia existencia.
  • Mitiga los efectos del estrés, ayuda a encontrar calma y reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  • Afecta positivamente al sistema inmunológico, teniendo efectos positivos en la salud general.
  • Mejora la capacidad de atención y concentración, trabajando la autoconciencia y la atención.
  • Es útil para empatizar con los demás, mejorando las relaciones interpersonales.
  • Aumenta la tolerancia al dolor, reduciendo los síntomas dolorosos.
  • Mejora la memoria y las funciones cognitivas, acrecentando la memoria tal y como indican algunos estudios.
  • Potencia la aparición de pensamientos positivos, ayudando a tener una actitud optimista y positiva.

¿Hay momentos especiales del día para hacerlo?, es decir, momentos en los que los beneficios pasen a ser más notorios.

No hay un momento especial para practicar mindfulness. Cada momento puede ser una oportunidad para conectar con uno mismo. Para algunos la mañana puede ser alentadora para iniciar el día, para otros la noche, antes de descansar. Lo importante aquí es decidir tomarse un tiempo para silenciarse y estar con uno mismo, observando los posibles obstáculos que surjan (sueno, aburrimiento, enojos, incomodidad, preocupaciones) y tomando una decisión de cómo queremos relacionarnos con ellos.

Me parece importante compartir que no es Mindfulness es función de esto:

No es relajación, la calma es una consecuencia de la práctica pero no su objetivo. El objetivo no es relajarnos sino ser capaces de observar la realidad desde ese estado. Se trata de conocernos mejor y de aprender cómo funciona nuestra mente.

No es buscar el éxtasis o la iluminación, ni apartarse de la vida. Aunque haya sido practicada por monjes budistas durante más de dos mil quinientos años, es una actividad compatible con cualquier tipo de creencia religiosa o espiritual, o bien de modo totalmente laico.  Como señalábamos antes, la investigación muestra importantes beneficios en el bienestar psicofísico de los meditadores y la psicología moderna considera que mindfulness es un valioso factor curativo en psicoterapia.

No significa mirarnos el ombligo. Dedicar un tiempo a la Auto-Observacion, a indagar como percibo la realidad es estar con uno mismo, no significa  importarme solo yo. Sintonizar con uno mismo es el primer paso para sintonizar con otros.

No es una práctica para la pasividad. Aunque entrenemos en quietud nada se detiene. La observación minuciosa de la realidad, con actitud curiosa, amable, paciente y sin juicio, nos permite aproximarnos a “lo que es”, a una realidad cada vez más despojada de ideas preconcebidas, creencias, etc. Desde ese darnos cuenta podemos cambiar el reaccionar por el responder. Por tanto, no eliminamos el responder, ni el actuar, ni el cambiar.

No se necesita de mucho tiempo. Se necesita compromiso y decisión como cualquier hábito. Lo importante es hacerlo todos los días aunque sea unos minutos, para ir creando un hábito y ampliar el tiempo gradualmente. Es muy probable que se quiera dedicar más tiempo cuando se experimente una sensación de bienestar que genera la práctica. Al inicio es más importante la regularidad aunque sea corta, que dedicar mucho tiempo solo de vez en cuando.

Frase inspiradora de regalo: “Permitete, en un momento de descuido, enamorarte locamente de tu vida, tal y como es, con todo lo que hay en ella” Saki Santorelli.

Encontrá más información en estas cuentas: @elianachulafernandez / @socmindfulness