Te estás por mudar a tu primer departamento y no podés más con la emoción. Sin embargo, armar tu primera casa no es una tarea sencilla, porque implica una serie de miles de pequeñas decisiones que te pueden llegar a enloquecer. Te dejamos algunos tips y consejos que podrán ayudarte, para que esta etapa sea increíble y no un dolor de cabeza. 

TXT. Andrea Arzola (@andrearzola)

Obtener tu independencia es también una enorme recompensa, una oportunidad para ser libre, aprender más sobre ti y crecer como persona. Desde WATT compartimos los principales consejos que nos hubiesen gustado que nos dieran al momento de nuestra primera mudanza. Esperamos que sean de gran utilidad sobretodo para aquellos que están un poco perdidos y no saben por dónde empezar:

Embalá por segmentos

En el futuro lo agradecerás, ya que al desembalar, todo estará organizado por rubros en las cajas para ir arreglando cada espacio con dedicación y sobretodo, tiempo.

Contratá un servicio

Si el tiempo disponible para el traslado es poco y el volumen a trasladar mucho, hay variantes, podés recurrir a una empresa de mudanzas o directamente a un flete. En ese caso, dejá claro si es con o sin peón, y/o cuántos vendrían. También podés recurrir al servicio de embalaje y desembalaje que ofrecen las mudadoras.

#Tip: invertir en peones es una buena opción si no contás con suficientes amigos, subir ciertas cosas por ascensor es más que posible, pero cuando llega el turno de la heladera o la cama todo se complica.

Dejá en el olvido lo que no necesitás

Regalá todo lo que ya no te gusta o no vayas a querer usar. No tiene ningún sentido que te lleves cosas innecesarias a tu nueva casa, ¡no hay espacio extra para ocupar!

Limpiá tu nuevo hogar antes de mudarte

Cuando te entreguen la llave, andá a tu departamento nuevo con ropa cómoda y productos de limpieza y dejá todo impecable. Repetimos: tu yo del futuro te lo agradecerá.

#Tip: colocá los enchufes, poné las lamparitas y los estantes que hagan falta, revisá que todo esté listo para que te instales.

No dejes nada para después

Lo más importante de toda mudanza es que una vez que empezás, tenés que terminar: dejá todo en su lugar, hasta el último adorno.

Gastá sólo lo necesario en muebles

Antes de lanzarte a comprar cuanto mueble tengas por delante y endeudarte hasta decir basta, pensá bien en lo que realmente necesitas. Haz una lista de aquellos muebles que son indispensables: cama, mesa y sillas para comer, sillones, etc.

#Tip: Los muebles de pino son lo más económicos y nobles para utilizar. Se trata de una madera semi-blanda con la que se hacen muebles que después podes personalizar como quieras.

Atención en los detalles

A veces nos enfocamos en lo grande pensando que hará la diferencia cuando en realidad lo pequeño es lo que valdrá la pena. No es necesario un gran presupuesto para dotar de personalidad a tu espacio.

#Tip: Pintar una mesa o pared de algún color fuerte como el verde hará que tu sala se llene de energía.

#Tip2: Recuerda limpiar, pintar o en algunos casos cambiar los interruptores, será de gran ayuda para que la pared se vea más armónica.

Comenzá por tu habitación

Es el lugar donde pasarás más tiempo y tu descanso es vital, por lo que un buen colchón y ropa de cama son más que necesarios.

#Tip: pensá en la iluminación, sobre todo si vas a trabajar, leer o mirar la tele en este espacio, comprá también una buena cortina para tapar la luz y poder dormir hasta tarde cuando te sea posible.

Hacé tu propia deco

Los accesorios como cojines, lámparas, tapetes o vinilos se pueden customizar de la forma que más se parezca a vos y también son una manera económica de darle personalidad a todos tus espacios.

Calculá bien los gastos

Es fundamental que después de que te mudes, calcules bien todos los gastos y separes un poco de dinero para imprevistos, siempre surgirán nuevos gastos.