Las nuevas generaciones están tomando mayor conciencia en sus hábitos de consumos, prefieren revender, reciclar y reutilizar sus prendas antes que estrenar.

TXT. Andrea Arzola (@andrearzola)


En la actualidad, el número de veces que llevamos una prenda antes de desprendernos de ella ha descendido un 36% respecto a la tendencia de hace 15 años. A pesar de ser una cifra bastante alarmante, algunas voces creen que esto podría invertirse, que la cultura de usar y tirar podría tener los días contados, que estrenar ya no sería la primera opción o que, por lo menos, habría dejado de ser la más compulsiva de las obsesiones materialistas.

Según un informe reciente de la plataforma ThredUp, el mercado de ropa usada crecerá más que la moda rápida. Es un cambio de paradigma, que va del low cost al vintage, de Zara a Prada.

Todo esto se ve reflejado con las nuevas generaciones, quienes no parecen estar dispuestas a alimentar el apetito insaciable del monstruo consumista. Ahora los centennials prefieren revender, reciclar, regalar, reutilizar, reparar, intercambiar ropa.

Quizá abrir la caja de unos zapatos nuevos sea algo demasiado adictivo para que la sociedad cambie de la noche a la mañana, pero sin duda la gente ha descubierto otros placeres asociados al acto de comprar prendas que ha llevado (y deseado) otro antes como: el hecho de saber que no eres una de las miles de personas que está comprando el mismo producto la misma temporada, la convicción de no estar contribuyendo a los efectos contaminantes de la industria y el precio reducido, entre otras cosas.

Algunas marcas tanto de lujo como low cost, le han visto los beneficios a este nuevo modelo de negocio. Por ejemplo, Stella McCartney lo tuvo claro hace tiempo, al vender en la página de la marca prendas de temporadas anteriores. Lo de quemar excedentes para mantener la exclusividad, hoy solo ayuda a sumar denuncias online y perder clientes.

Recuperar el aprecio por la ropa 

Prolongar la vida de un producto es el primer mandamiento de la economía circular. Y reparar una prenda es precisamente eso: una forma de recuperar su valor emocional. Otra es personalizarlas, ya que probablemente la uses con mayor frecuencia y tardes más en desprenderte de ellas. 

En Argentina se puede conseguir distintas plataformas por internet, que además de marcar tendencia, trabajan con ropa de segunda mano y se manejan con precios accesibles. 

Tiendas online con ropa de segunda mano

Renová tu vestidor

Una comunidad de mujeres que venden su ropa en desuso, ordenada en distintos tipos de vestidores como Premium, vip o celebrities.

https://www.renovatuvestidor.com/

Vintage love boutique

Con un estética rockabilly, su tienda se actualiza con nuevos lookbooks inspirados en los 60 y 70.

https://vintageloveboutique.mitiendanube.com

El Almacén de Lulú

Ofrece accesorios y ropa vintage restaurada desde 1900 hasta los años 80 y 90.

https://www.elalmacendelulu.com.ar/

El vestidor vintage

 Lanza promociones exclusivas para compras online con envíos a todo el país.

https://www.instagram.com/elvestidorvintage/