Conocé más sobre la nueva actividad de los millennials para controlar el estrés y sus finanzas personales.


Quedarse en casa o practicar el Nesting es una actividad que aunque no es nueva se puso de moda desde hace unos meses para acá, sobre todo entre los millennials, debido a los beneficios psicológicos que proporciona, que contribuyen al bienestar físico y mental de las personas.

Nest es un anglicismo que significa nido y que se ha traducido como el disfrute de acciones que pueden hacerse en casa.

¿En qué consiste este concepto?

  • Un estilo que viene de lejos

Este concepto nace en los países nórdicos, pues alguno de los estilos en decoración procede de ahí para establecer escenarios acogedores donde la felicidad es la meta. Claro que es normal porque es una manera de pasar el frío invierno en estos países. Pero actualmente es todo un estilo de vida que se ha trasladado a otras partes del mundo.

  • La solución en medio de la crisis

Surge especialmente en época de crisis, cuando salir a comer y a divertirse suponía un dispendio de dinero importante. Ahora algunos millennials siguen esta senda también por comodidad. Y se atribuye a quedarse en casa el fin de semana.

  • Chau al estrés

Se basa en la búsqueda del bienestar. Y el hogar es el sitio donde puede conseguirse. Ahora bien, en casa todo debe estar bien ordenado para alcanzar esta meta. La atmósfera debe ser agradable y adaptada para estar en calma.

  • Todo en exceso es malo

El nesting debe controlarse especialmente en personas que pueden sufrir alguna patología relacionada con el aislamiento social. De manera que se trata de combinar las salidas con gozar del hogar el fin de semana. Pero no tiene nada que ver con quedarse en casa sin tener comunicación con los demás, con un enganche total a las nuevas tecnologías y sin salir de la habitación.

Como conclusión, la marca Longvie nos dio toda la data para mantener el equilibro y sentirte bien en tu hogar:

 

  1. Mantener el hogar siempre limpio y ordenado.
  2. Buscar objetos que nos ayuden a conectarnos con nosotros mismos.
  3. Tener siempre una buena iluminación, que ayude a mejorar el estado de ánimo.
  4. Encontrar al menos algún espacio que sea nuestro contacto con la naturaleza, aunque sea una planta que nos ayude a oxigenarnos.
  5. Deshacerse de lo innecesario.
  6. Eliminar del entorno el caos