Tomando las palabras de la líder empresarial, inversionista y feminista, Halla Tómasdóttir, podemos asegurar que estamos ante una crisis de conformidad cuando seguimos haciendo negocios y liderando como siempre, la evidencia es abrumadora, el mundo necesita que cambiemos nuestras formas de actuar.

TXT. Andrea Arzola (@andrearzola)


Pero… ¿Por qué? la ciencia ha dicho innumerables veces que estamos lidiando con una crisis climática, pero el 40 % de los directivos a nivel mundial no creen que el clima sea un tema que les corresponda tratar.

En los últimos meses se han niños marchando en las calles, pidiendo a los adultos que se hagan responsables de su futuro. Hay una crisis importante de desigualdad, de eso no hay duda. Según Tómasdóttir, la razón por la que es tan difícil lidiar con estas crisis complicadas e interrelacionadas es que estamos con los niveles de confianza más bajos de la historia.

Se necesitan líderes valientes, pero tienen que ser humildes y con un propósito social establecido. Hoy en día es impensable contar con una licencia para operar sin un propósito que contribuya a la sociedad. Teniendo esto en mente, entran en contexto los términos de sostenibilidad, igualdad y responsabilidad como los principios fundamentales para lograr el cambio.

Se necesitan líderes valientes, pero tienen que ser humildes y con un propósito social establecido

“El mundo está pidiendo un liderazgo responsable ahora, y cualquier líder que quiera estar presente en el siglo XXI necesita empezar a pensar de forma valiente y holística cómo van a ser parte de la solución y no una pose más”, afirma Halla.

Tendemos a pensar que el liderazgo es solo para aquellos que están en situación de poder y no es así en absoluto.

Hay un líder dentro de cada uno de nosotros, y nuestra labor más importante en la vida es liberar a ese líder. Uno de los mejores ejemplos globales que tenemos para demostrarlo es Greta Thunberg, una chica de 16 años con Asperger que no tenía ningún tipo de poder, se apasionó por la crisis climática y logró aprender todo sobre ella. Se sintió tan decepcionada que empezó a hacer huelgas delante del parlamento de Suecia y hoy en día dirige un movimiento global donde miles de chicos están en las calles pidiendo a los “líderes mundiales” y a los jefes de estado que se responsabilicen de su futuro.

Hay un líder dentro de cada uno de nosotros, y nuestra labor más importante en la vida es liberar a ese líder 

Todos necesitamos pensar: “¿Qué estoy haciendo?”. “¿Cómo contribuyo?”, y liberar a ese líder interior para empezar a crear el impacto positivo que el mundo está pidiendo ahora mismo.

Acabar con la brecha de género

Estamos ante una nueva realidad, y las viejas formas jerárquicas de pensar las cosas, están cada vez más presionadas por esta misma realidad. Son muchos los profesionales que afirman que hay que acabar con la brecha de género para lograr un liderazgo efectivo y poderoso.

Es necesario pensar en las mujeres como líderes porque hoy la definición de éxito sigue siendo muy masculina. “Creo que el género puede ser una de las palancas más poderosas para ayudarnos a todos a cambiar nuestros sistemas económicos y sociales para ser más hospitalarios”, concluye Tómasdóttir.

Es necesario pensar en las mujeres como líderes porque hoy la definición de éxito sigue siendo muy masculina

Uno de los principales errores de los líderes es creer que lo saben todo, que pueden hacerlo todo y que tienen las respuestas necesarias para salir adelante, solos. Lo cierto es que, este tipo de liderazgo no despierta líderes en otros. Ninguna persona, o ningún sector tiene todas las soluciones para encontrar la creatividad y colaboración que necesitamos.

Se tienen que transformar todas las forma de liderar, desde arriba, la sala de juntas, los directores ejecutivos, pero con movimientos sociales que surjan desde abajo y gracias a toda la sociedad. Las soluciones existen, lo único que falta es la voluntad.