Casi por unanimidad Diputados aprobó la creación de un “Programa Nacional Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia” contra las Mujeres, bautizada como la Ley Micaela, en honor a la memoria de Micaela García, víctima de femicidio en 2017. La iniciativa establece la capacitación obligatoria para todas las personas que se desempeñen en la función pública en cualquiera de los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial.


 

El proyecto fue presentado el año pasado por las diputadas Lucila De Ponti (Movimiento Evita) y Analía Rach Quiroga (FPV-PJ), pero fue tratado recién en las sesiones extraordinarias que el gobierno impulsó. Cabe aclarar que este debate no estaba previsto pero se incluyó luego de las denuncias que explotaron contra funcionarios de todos los partidos políticos, luego del caso Thelma Fardín.

 

Con la presencia de los padres de Micaela y por 127 votos a favor, Diputados le dio media sanción a la Ley que se trata en Senadores. Alfredo Olmedo fue el único que votó en contra y la Cámara se llenó de carteles con la leyenda #MiráCómoNosPonemos en apoyo a la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

 

Micaela García, desapareció en Gualeguay, la ciudad donde cursaba el profesorado de Educación Física, el 1 de abril de 2017 luego de salir de un boliche. Gracias a las cámaras de seguridad se pudo constatar que Sebastián Wagner fue quién se la llevó y la asesinó. Al momento del hecho, el femicida debía estar preso por cumplir la condena de violación a dos mujeres, pero tenía libertad condicional otorgada por el Juez Carlos Rossi. El magistrado fue suspendido durante un período de tiempo, pero continúa en su cargo y, de aprobarse esta Ley, deberá someterse a la capacitación.