La periodista, Francesca Gnecchi, pasó por nuestro ciclo de entrevistas #WattOnAir y nos contó cómo podemos aprovechar estos tiempos para conocer mejor a nuestro cuerpo, y, como consecuencia, vivir un momento de crecimiento personal.

Un camino de ida que te lleva a conectar con los cinco sentidos, el aquí y ahora, y el disfrute pleno de lo que sos. ¿Te animás?

Texto y live: @carotopolaperiodista / Fotos: Freepik


¿Cómo crear el espacio ideal para disfrutar de la masturbación?

Yo recomiendo tener citas con uno mismo. Son momentos en los que uno se disfruta, se mima un poco y se conecta al 100% con lo que le está pasando. Te propongo hacer todo lo mismo que harías si tuvieras una cita. Podés servirte una copa de vino, comer unos ricos quesos, sentir un aroma rico, poner unas velas, hacerte un baño de inmersión. Hablamos de una o dos horas en las que te vas a dedicar un momento para vos mismo. También podés producirte y ponerte algo que te haga sentir bien. Podés pasar por el espejo, mirarte y, de esta forma, fortalecer tu autoestima. La clave es no presionarse. No es necesario que la cita termine con un momento sexual. Así como sucede con un otro, lo hacés solo si tenés ganas. Aprovechá el momento, disfrutalo, y si después viene un momento de autoplacer genial. Si eso sucede, podés ponerte una peli erótica del nuevo porno, como las de Erika Lust, sumar algún que otro juguete erótico y dedicarte un tiempo para masturbarte.

Yo soy una convencida de que el primer encuentro sexual debería ser con uno mismo. Si vemos a la masturbación solo ligada al placer no tiene sentido porque sirve mucho para conocernos, para descubrir a nuestro cuerpo y eso está genial.

¿Qué tiene que tener tu cita ideal por ejemplo?

Cada persona es un mundo. Siempre está bueno que pienses qué es lo que lo que te hace sentir bien. Yo hay veces que salgo sola y me siento en un bar a tomarme unos vinos y a comer unos ricos quesos. Me parece que está bueno hacerlo, aunque tenga pareja.

Uno puede crear esos espacios, aún teniendo pareja…

Re, es totalmente distinto. Muchas veces cuando uno se pone en pareja termina estando solo con la gente que rodea al otro, haciendo las actividades que le gusta al otro y, así, dejás de lado tus hobbies, tenés más contacto con sus familiares que con los tuyos, etc. Está bueno ser un poco y un poco y poder dedicarle tiempo a otros, pero no olvidarnos de nosotros mismos. Si sos mujer estaría bueno que tomes un espejo y te mires. A veces, dicen que tuvieron un montón de encuentros, pero todavía hay cosas que desconocen de su propio cuerpo. Mucha gente confunde la vulva con la vagina. La vulva es la parte externa y la vagina es el canal vaginal. De hecho, hay chicas que quieren usar la copita menstrual y no saben cómo. Está bueno tomar un espejo durante la masturbación e ir viendo cómo va reaccionando su cuerpo. El clítoris por ejemplo se erecta, los labios cambian de color porque se llenan de sangre, van a entender el tema de la lubricación.

“El primer encuentro sexual debería ser con uno mismo”

Y ahora en cuarentena… ¿Qué pasa con el sexo virtual respecto a las exigencias que se producen sobre la forma de intercambiar con un otro?

Pasa mucho con el intercambio de las fotos, a veces sienten que si no mandan foto, el otro les va a dejar de hablar. El consentimiento siempre tiene que estar.

Ahí también se pone mucho en juego el respeto…

Sí, es que el sexo virtual viene mucho antes de la cuarentena. Nos tenemos que replantear un poco lo que implica el sexo virtual, además del consentimiento, también tenemos que poder ver que cuando mandás una foto, el otro sigue con tu imagen. Pensá más a largo plazo, cuando mandás, pensá si querés que el día de mañana el otro use tu foto.

Quiero agregar algo respecto a la cita con uno mismo… No hace falta que siempre hagas un encuentro elaborado, pero cada tanto podés bajar un poco y tener un encuentro más tántrico.

¿Cómo sería?

Dedicarte un tiempo. El órgano sexual más importante que tenemos es el cerebro y el más grande que tenemos es la piel. Un encuentro de sexo tántrico ocurre cuando te estimulás con los cinco sentidos y explorás tu cuerpo pensando no solamente en los genitales. Explorá tu cuerpo y descubrí las zonas erógenas que no conocías. Dale lugar a aquellas practicas que por ahí no te animás con otro pero con vos mismo sí. Probá distintos sex toys, y estimulá el punto P que se encuentra en la zona anal. En masturbación es muy importante salir de la rutina.

“La meditación y el sexo tántrico te permiten conectar con el aquí y ahora”

Hay que ir variando las fantasías, los lugares en los que uno se masturba… ¿no?

Si, total. Por lo general sabemos qué tenemos que hacer para llegar y nos acostumbramos a eso. Pero después vas a un encuentro con otra persona y te desestructura. Vos pensás que tenés que hacer lo de siempre y el otro como no va por ese camino te descoloca. Podés cambiar esto, está bueno tener cada tanto un encuentro con distintas poses y utilizar algún que otro juguete. Salí de la rutina también en masturbación.

¿Cómo se puede conocer un poco más sobre el sexo tántrico?

Tanto el sexo tántrico como la meditación, te permiten concentrarte con lo que está sucediendo aquí y ahora. Cuando empezamos a practicar ambas disciplinas nos conectamos con el otro y con nosotros mismos.

¿Tiene que ser una meditación concreta sobre la sexualidad o ya el hecho de meditar te vuelve alguien más conectado?

No, total. El hecho ya de meditar te vuelve más conectado. Yo lo veo y medito hace muchos años. Me empecé a dar cuenta que en el momento del encuentro estoy mucho más presente, antes no me pasaba. Igual algo que siento que nos falta muchísimo es la comunicación. Falta poder comunicarse con la pareja y decirle qué te está pasando respecto a lo sexual. Hay que sentirse libre de hablar de sexualidad. Hace poco me escribió una chica diciéndome que creía que tenía poco sexo con su pareja, pero en verdad lo que le pasaba es que comparaba la cantidad de relaciones que tenían sus amigas. Me parece clave que dejemos de compararnos con las otras personas, y además hay que pensar más en la calidad de los encuentros y no en la cantidad. Vos no sabés cómo son tus amigas, tal vez ellas los re buscan a los hombres y ellos en verdad no quieren pero piensan que tienen que decir que sí siempre. Y al final… no tenés ningún problema, solo te estás comparando. Todas las personas somos distintas. No se auto diagnostiquen, no busquen en Internet y piensen que tienen problemas. Vayan a un sexólogo, hablen con la otra persona y pregúntense realmente qué es lo que les pasa.

A veces también se le exige al otro, algo que uno no se está dando…

Sí, a veces pasa y ahora en cuarentena está mucho el tema de la baja del deseo.  Lo que dicen los sexólogos es que la baja del deseo está relacionada con el estrés, la angustia y las presiones. Hay personas que la están pasando súper mal, tienen temas económicos o tienen que hacerse cargo de sus hijos. Puede pasar que estén en una etapa en la que uno tiene más deseo que otro, lo menos común es que estén igual. Esta es una etapa que estamos pasando, en vez de meterle presión al otro, tratemos de encontrar espacios para darnos placer a nosotros mismos.

¿Qué pasa cuando la pareja se ofende porque existen estos momentos con uno mismo?

Estos momentos deben convivir, si estás en pareja podés masturbarte y a su vez tener sexo con el otro. Es muy común que las personas se enojen si el otro está mirando porno. Pero son dos caminos diferentes. A veces querés una cosa y a veces querés otra. Todo está bien. Es nuestra intimidad y no hace falta comunicarle al otro lo que vamos a hacer. Si la otra persona se enoja, está bueno charlarlo porque no estás haciendo nada malo.

Se me viene a la cabeza que también es clave no juzgar al otro, ¿no?

Sí, total. Hay que dejar de pensar que las cosas tienen que ocurrir de una determinada manera, todo es natural. El cuerpo no es una máquina y en determinados momentos las cosas pueden ocurrir así. No hay que sacar conclusiones apresuradas. A veces, el otro tiene tantas presiones que le genera algo que hace que no funcione. O nosotras que tardamos mucho tiempo en llegar al orgasmo y lo fingimos para que no piense que somos frígidas. En vez de decir y aceptar que lo más común es que no conozcas el cuerpo del otro. Todos los cuerpos son distintos y lo más probable es que no te conozcas. Está bueno bajar las expectativas. Si lo viste dos veces no podés decir que no están congeniando, ni se conocen. Relajá, tenemos tantas presiones que meter presiones en lo sexual es un montón.

En esta misma línea, me han llegado casos de que sus parejas tienen eyaculación precoz, pero han sacado esa conclusión porque solo le pasó dos veces. No se auto diagnostiquen por favor.

Encontrá el live completo en @revistawattok