El 2020 fue un año en el que todos tuvimos que estar encerrados en casa. Sin embargo, nos habilitó a descubrir nuevas disciplinas, aplicarlas  y ver qué surgía en nuestro organismo cuando lo hacíamos. El Health Coaching es una de ellas.

A raíz de entrar en contacto con este poderosísimo conocimiento, decidimos hablar con dos especialistas en el tema, Loli Alliati, conocida en Instagram como @lolialliati, y Piqui Mendez, creadora de la cuenta @piquimendez, para, así, compartir con la comunidad de WATT la forma en la que se pueden empezar a cambiar de hábitos, no solo alimenticios, sino también mentales.

Texto: @carotopolaperiodista / Fotos: Freepik


Gracias a Internet y a que tuvimos que pasar mucho tiempo en casa, la mayoría de nosotros tuvo la oportunidad de entrar en contacto con información nueva y ver qué cambios sucedían en nuestra vida cuando nos dábamos el tiempo de hacer algo con ella. En esta oportunidad, queremos contarte todo sobre el Health Coaching, una práctica que te permitirá mejorar tu bienestar a través de cambios no solo alimenticios, sino también mentales.

¿Cómo podemos aplicar el health coaching a nuestros días?

Loli Alliati: “Teniendo en cuenta las bases de esta práctica. Primero comprendiendo el concepto de bio-individualidad. Cada persona es diferente y no hay una misma solución para todos sino que cada individuo es único y debemos ayudarlo a encontrar lo que funciona para él/ella. Y segundo entendiendo que cuando las relaciones primarias funcionan bien, es decir, las relaciones, el trabajo, la espiritualidad y la actividad física, pasamos a sentirnos plenos en nuestra vida y la alimentación pasa a un segundo plano. Por eso llamamos a ésta la nutrición secundaria. Es clave entender que el Health Coaching brinda un enfoque holístico porque somos un todo. Por más de que estemos comiendo 100% orgánico y natural, si tenemos estrés o una relación tóxica, eso impactará en nuestra salud y bienestar”.

Piqui Mendez: “El Health Coaching hace foco en los hábitos relacionados con la salud y el bienestar para lograr objetivos a largo plazo. Así que es super aplicable a cualquier persona que quiere sentirse bien y sonreírle a la vida”

¿Cuál es la mejor alimentación que puede llevar una persona para vos?

Loli Alliati: “La idea es generar hábitos a largo plazo, con una alimentación consciente e intuitiva, pero sin restricciones. Priorizando siempre alimentos naturales y aprendiendo a escuchar a nuestro cuerpo. Creo que no hay una alimentación ideal para todo el mundo sino que somos únicos y debemos entender qué es lo que funciona para nosotros. Cada quien tiene diferentes gustos, necesidades y filosofías. Creo que informarse, aprender a leer etiquetas, cuestionarse lo que estamos consumiendo, quién lo produce, de qué forma, nos empodera para tomar mejores decisiones. O al menos decisiones con conciencia. Por eso mi rol como Health Coach es informar y ayudar a los demás a encontrar su mejor versión, entendiendo los objetivos de cada uno y guiándolos para alcanzarlos, sabiendo que cada quien está en un lugar diferente en el camino”.

Piqui Mendez: “Una alimentación basada en comida real: frutas, vegetales, cereales, legumbres, semillas, frutos secos, carnes, pescado, pollo, huevos. Es la comida que encontramos en la naturaleza, con el menor procesamiento posible. Idealmente orgánica. Esto aplica a todas las personas, mas allá de la dieta que sigan”. 

¿Cuántas formas de desarrollar el health coaching existen?

Loli Alliati: “Cada Health Coach es diferentre. En mi caso, todo el trabajo lo divido en los 4 Pilares fundamentales que debemos nutrir para vivir una vida feliz y abundante:
Cuerpo Físico: mediante una Alimentación natural y equilibrada según nuestra constitución y preferencia individual. Hago mucho hincapié en tener una buena digestión ya que personalmente viví lo que es tener dolores de panza recurrente e hinchazón y es importante no tomar estos síntomas como normales, porque no lo son. Y la práctica regular de actividad física según nuestras preferencias. Mientras algunas personas disfrutan de hacer yoga, otros prefieren salir a correr, o hacer una clase de zumba.
Mente: cultivar una mente positiva y optimista y visualizar los resultados que queremos lograr, son hábitos fundamentales para el éxito de nuestros objetivos. Todas las personas saben qué deben hacer para mejorar sus hábitos, pero una gran mayoría fracasa porque no tiene la disciplina y mentalidad necesaria para lograrlo. Es por eso que no sólo debemos entrenar el cuerpo, sino tambien la mente.
Propósito: Tener un propósito le da sentido y rumbo a nuestra vida. Trabajar diariamente en nuestro Dharma (propósito de vida) aumenta nuestra felicidad mientras ponemos nuestros talentos al servicio de los demás.
Amor Propio: nuestra relación con nosotros mismos es la más importante de todas las relaciones. Y es en la primera que debemos trabajar para poder relacionaron con el mundo. Todo empieza desde nuestro interior.

Piqui Mendez: “Yo lo aplico asesorando de forma individual, a parejas o familias, generando contenido sobre bienestar y asesorando de forma grupal mediante una membresía exclusiva. Además, doy charlas y talleres para empresas y grupo, genero contenido para marcas afines a mi filosofía, asesoro a otros health coaches a potenciarse y los guio en su trabajo. También comunico tips, recetas, recomendaciones y busco inspirar a mejorar hábitos través de mi Instagram”. 

¿Cómo definirías la alimentación que vos fomentas en tus consultas online?

Loli Alliati: La alimentación que fomento es la alimentación intuitiva. Hay muchas teorías y tendencias alimentarias muy diferentes y contradictorias entre sí: dieta paleo, vegana, cetogénica (keto), plant based, baja en carbohidratos, ayurveda, bulletproof, etc. Y creo que no hay una que tenga la verdad absoluta sino que cada quien puede tomar y dejar lo que más le resuena de cada una. Es importante saber que nuestro cuerpo y necesidades van cambiando a lo largo del tiempo por eso es clave ser flexibles para adaptarnos a lo que el cuerpo nos pide en cada momento de la vida. Más allá de la alimentación que elija mi paciente, lo que sí fomento es que se priorice la calidad de lo que comemos.

Piqui Mendez: Promuevo, obviamente la comida real, como base. Pero entendiendo que cada uno es diferente. La bioindividualidad es clave. Lo que funciona para mi, puede no funcionar para vos. Y lo que funciona para mi hoy, tal vez el día de mañana quede viejo. Fomento que cada uno vaya identificando que funciona para si mismo/a. Esto lo hago a través de consciencia e información, cuestionando paradigmas y creencias.

Por otra parte, promuevo el balance. Por solo comer vegetales una vez por semana no voy a ser super saludable. De la misma manera, por comer un pedacito de torta cada tanto, no voy a dejar de serlo. Es fundamental la buena comida, pero también cuidar la mente y las emociones. Si voy a estar lamentándome por esa torta que no me comí, eso tampoco es saludable.

Considero que la nutrición es holística. No solo la comida nos alimenta. Nos nutrimos de las relaciones que tenemos, de un buen descanso, de un trabajo del que disfrutamos y de todas las areas de nuestra vida que nos constituyen.

¿Qué es comer rico para vos?

Loli Alliati: Lo que es rico para mi puede ser muy diferente para otros. Yo disfruto mucho de la comida con muchos sabores, pero sabores de verdad. Cuando uno se acostumbra a comer natural, todo lo empaquetado o ultra procesado te resulta bastante artificial. Me encanta usar especias para condimentar y experimentar en la cocina para probar nuevas combinaciones de ingredientes, o formas de cocción. Soy muy curiosa y eso me hace investigar sobre nuevos ingredientes. Incluso cuando viajo pruebo las frutas o vegetales locales u otro tipo de ingredientes que quizás acá no hay. Pero para definir lo que es rico de lo que no, hay que animarse a probar cosas nuevas, descubrir nuevos ingredientes y al cocinar podemos crear lo que más nos gusta.

Piqui Mendez: Comer rico para mí es no solo disfrutar lo que está en el plato, es elegir algo con muchas ganas, que esté alineado con lo que siento, con eso que mi cuerpo, mente y alma necesitan. Comer en un plato y en una mesa linda y pasarla bien, ya sea sola o con compañía. Hacer que cada oportunidad para comer se sienta como un lujo. Comer rico tiene que ver con la experiencia en su totalidad.

¿Hay que eliminar algún tipo de alimento?

Loli Alliati: Prefiero utilizar la palabra reducir en lugar de eliminar. Mi experiencia me dice que al hacer cambios graduales es más probable que sean sostenidos a largo plazo. Cuando mis clientes experimentan por si solos el impacto físico y emocional de comer de forma más natural, comienzan a elegirlo. En lugar de asociar los alimentos no saludables a algo “que no pueden comer” lo asocian a algo que no desean porque se sienten mejor comiendo de forma saludable. Y a la vez saben que cuando deseen comer algo no saludable, lo hacen sin culpa, lo hacen por elección y sabiendo que es parte del balance. En los únicos casos que sí hay que eliminar algún alimento es cuando hay alguna enfermedad o patología.

Piqui Mendez: “Hay una frase que me encanta que dice: “No existen los alimentos prohibidos a menos que tu cuerpo te lo diga”. Entonces, teniendo esto como eje, creo que es importante trabajar en qué estamos consumiendo, qué le estamos dando a nuestro cuerpo. Lo que siempre recomiendo y donde creo que tenemos que poner el foco es en incorporar. A medida que incorporamos y/o reemplazamos tanto alimentos como hábitos que nos hacen bien, nuestro cuerpo, solo, va dejando de lado los que no están tan buenos.

Por otra parte, si ponemos el foco en eliminar algo, vamos a sentirlo como prohibido, y es mas probable que sintamos antojos por eso todo el tiempo, por el simple hecho de estar prohibido.

Si bien es cierto que hay muchos ingredientes que atentan contra la salud y no los recomiendo, poniendo el foco en nutrirnos va a hacer que el camino sea mucho mas disfrutable y podamos sostenerlo en el tiempo, mejorando de esta forma nuestro estilo de vida.

¿Cuán relacionado está el alimento con las emociones que sentimos?

Loli Alliati: “Todo lo que comemos es información para nuestras células. Somos lo que comemos y los alimentos tienen un gran impacto en nuestras emociones. Por eso decimos que la alimentación no sólo tiene repercusión en nuestro cuerpo físico sino también en nuestro estado emocional. Así como sabemos que el alcohol nos desinhibe o podemos observar con muchísima claridad en los más chiquitos cómo los altera el azúcar, por ejemplo. Hay muchos estudios que demuestran el impacto que tienen los alimentos en nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, el chocolate negro, las bayas, el café, la banana, las grasas omega-3 y la cúrcuma tienden a mejorar el estado de ánimo, mientras que el azúcar, el trigo y los alimentos procesados se relacionan a un estado de ánimo negativo. Y está bueno utilizar estas herramientas a nuestro favor y esto se logra a medida que vamos siendo conscientes. Los tubérculos por ejemplo nos ayudan a estar más conectados con la tierra. Cuanto más natural comemos y más limpios estamos por dentro, menos toxicidad, más conectados con nuestro cuerpo vamos a estar y vamos a captar qué nos hace bien y que no.

Piqui Mendez: Están íntimamente relacionados. Así como los alimentos determinan como nos sentimos tanto física como emocionalmente; como están nuestras emociones va influir en la elección de los alimentos que hagamos. Seguramente mas de una vez quisiste comer chocolate cuando estabas triste, se te cerró la boca del estomago frente a un examen, o te la pasaste picoteando en momentos de ansiedad. A todos nos pasó. Y esto está relacionado también con todas las areas de nuestra vida.

¿Qué comerías vos un día en donde predomina la baja energía en tu organismo?

Loli Alliati: El primer paso sería entender la causa de la baja energía y si es algo recurrente para abordar el tema desde la raíz. En este sentido habría que analizar la calidad del sueño, el nivel de actividad física, la alimentación, el balance entre trabajo y descanso, entre otras cosas. En muchos casos puede ser por parásitos o toxicidad y probablemente sea bueno hacer un detox para recuperar la vitalidad.
A nivel alimentación, para aumentar nuestra energía es fundamental tomar suficiente agua ya que la deshidratación tiene un gran impacto en nuestro estado de ánimo y energía. Por otro lado, limitar los carbohidratos refinados que generan un pico de azúcar en sangre que luego cae dándonos esa sensación de cansancio o sueño después de comer. Los licuados de frutas y vegetales, o sopas son ideales ya que no demandan tanta energía a nuestra digestión. Además es importante no comer en exceso, comer natural, liviano, en lo posible no consumir productos de origen animal ya que su digestión es más lenta porque le demanda más energía al organismo.

Mano humana que sostiene una botella de agua Foto gratis

Piqui Mendez:Suelo tener energía de sobra (risas) pero te doy algunas recomendaciones. En primer lugar, quiero destacar que la energía la obtenemos de muchas fuentes, no solo de la alimentación. Habiendo dicho esto recomiendo: Tomar agua, mucha. Solemos sobreestimar la cantidad de agua que tomamos y es un ingrediente vital para energizarnos. No quiero ser repetitiva, pero comida real por supuesto. Entrando mas en detalle, alimentos de estación, frescos, orgánicos e integrales, ya que son mas nutritivos.

Licuados o jugos verdes: los vegetales verdes dan una energía sutil, ligera y flexible. Matcha. Es un te que da energía sostenida por mucho tiempo sin generar picos. A su vez, da claridad mental, mejora el humor, es antioxidante y refuerza el sistema inmunológico.

Reducir o eliminar al máximo los alimentos ultraprocesados. Están cargados de aditivos, conservantes, azúcar y lo que se llama “calorías vacías” que no van a colaborar para nada. Principalmente el azúcar presente en estos alimentos, genera altibajos durante el día y no es lo que buscamos.

Recomiendo hacer comidas completas evitando picotear constantemente. Incluyendo grasas saludables, vamos a lograr saciedad por mucho tiempo: palta, aceite de coco, oliva, ghee, aceitunas, huevo…

Otras fuentes energizantes no alimenticias: un buen descanso, momentos de pausa durante el día (desconectar para reconectar), meditación, actividad física (aunque no lo creas te llena de pilas), pensamientos positivos y rodearte de personas que te tiren para arriba.