Después de años de haber llegado a su final, se lanzó el 8 de julio en HBO Max una reversión de Gossip Girl. En el mismo mundo donde existieron Serena, Blair, Chuck, Nate y Dan, ahora seguimos la vida de la nueva generación élite de adolescentes de Nueva York que van a la misma escuela. 

Por: @beluprieto | Fotos: Instagram @gossipgirl 


Tik Tok, Instagram, Twitter, etc., el reboot ocurre en la actualidad y se nota. Un blog es prehistoria, y el de Gossip Girl dejó de existir hace nueve años cuando Dan, su autor, reveló su identidad en la última temporada de la serie original. Hoy los creadores detrás de Gossip Girl 2.0 son otros, y desde el primer capítulo sabemos quiénes son. 

Cansados del dominio que tienen sus alumnos en la escuela, los profesores de Constance crean una cuenta de Instagram para publicar allí los chismes. Acá es donde la cosa se pone dudosa: es inteligente que sepamos quiénes se encuentran detrás de Gossip Girl, porque hace que la serie no sea solo una recreación de la primera, sino verdaderamente una reversión de esta, con una originalidad propia; pero ¿los profesores?

Volvemos a una de las betas criticadas de la serie original: los adolescentes se comportan como adultos y los adultos se comportan como adolescentes. 

El concepto detrás de la serie y su argumento son interesantes. Es un logro partir de una creación de hace años para reversionarla manteniendo su esencia pero sin copiar su historia. Pero la decisión de que los adultos sean quienes toman fotos de los adolescentes y las publican en un Instagram junto a sus secretos es cuestionable. 

Lo que sí debemos valorar es el casting: como suele ser la tendencia en muchas producciones actuales de Hollywood, en Gossip Girl 2.0 los personajes son variados en orientación sexual, identidad de género y color de piel. Incluso, en el primer capítulo, se hace referencia a la falta de diversidad en la versión previa de la serie. Atrás quedó el elenco predominantemente blanco y heterosexual con solo un personaje negro y otro gay, para darle espacio a uno verdaderamente variado, que refleja mejor la realidad de la sociedad actual. 

Pero, más allá de un buen casting, por lo menos en los 59 minutos que pudimos ver por ahora de la historia (update: esta semana se estrenó el segundo capítulo), la falta de profundidad en los personajes es notoria. Quizás se deba a la necesidad de introducir a todos los protagonistas en su primer capítulo, y en los siguientes la serie nos sorprenda, pero por ahora conocemos solo un poco de todos y parece que cada uno tiene un rol particular que podría llegar a encerrar a cada personaje en un cliché y nada más. No vemos una relación profunda entre ninguno de ellos, ni tampoco ninguno se vuelve tu favorito al instante.

Es una serie curiosa, que logra separarse de la primera, pero por ahora queda por verse si llegará a todavía más.

Esperemos que eso ocurra. Como dije, nos puede sorprender. 

En mi caso, como fan de la original, admito que ver el primer capítulo me hizo extrañar la presencia de Blair, Serena, Chuck, Nate y Dan en el Upper East Side, pero es intrigante si la versión 2021 va a lograr alcanzar el éxito de su predecesora. 

La crítica es variada. No sabemos si nos enfrentamos a una serie vacía o a una renovación inteligente. Pero existen algunas razones para verla si es que la historia en sí o sus personajes no te convencen: se rumorea que algunos de los actores del elenco original van a hacer apariciones y el hecho de que la voz de Gossip Girl en la reversión sea nada más y nada menos que la Kristen Bell, la voz original, le da el toque. 

Solo nos queda ver cómo avanza la historia.