Valentina Cascarano, creadora de @psicoplaneta, nos compartió cuáles son las señales a las que hay que estar atento para determinar si estamos realizando nuestras actividades cotidianas al cien por cien.

¿Cuándo tenés que preocuparte por tu forma de desenvolverte en el trabajo o en la facultad? Valentina te lo cuenta, tomá nota.

Texto: @carotopolaperiodista / Fotos: Freepik


A raíz de la cuarentena obligatoria, las personas pasaron a realizar sus actividades cotidianas, ya sea trabajar, estudiar o ambas, desde sus respectivos hogares. Esto para muchos es positivo pero para otros implica contar con más estímulos que pueden terminar siendo distracciones a la hora de lograr los objetivos planteados.

¿Cuáles son los síntomas a los que deberías estar atento?

  • Si no logras prestar atención ni mantenerte concentrado.
  • Si no podés seguir instrucciones básicas.
  • Si no terminás lo que empezás.
  • Estás impaciente.
  • Te distraes fácilmente.
  • Te aburrís rápido.
  • No captás los detalles.
  • No miras a los ojos a la hora de hablar y te cuesta escuchar lo que el otro te comunica.
  • Te olvidás de las cosas.
  • Tenés ganas de hacer muchas cosas a la vez, sos hiperactivo.

¿Cómo podés revertir estas situaciones? Te compartimos 5 consejos claves:

  • Fijá un horario para realizar tus actividades cotidianas. Es clave saber cómo y cuándo vas a hacer lo que tenés que hacer para así también poder determinar cuál será el momento de descanso.
  • Antes de arrancar con cualquier responsabilidad cotidiana, es recomendable que hagas una actividad de atención, dinámica y divertida, en donde se involucren temas de tu interés. Para que puedas desarrollar tu atención y la puedas sostener luego.
  • Alimentate correctamente para tener un desempeño positivo.
  • Controlá el uso de la tecnología, utilizá más libros y dale una oportunidad a aquellos juegos que involucran el uso de la memoria y la atención. Opciones: Jenga, rompecabezas, buscar objetos escondidos en la casa, encontrar diferencias entre dos dibujos. Así reforzarás la zona cognitiva de una manera divertida.
  • Establece un momento del día para las tareas de recreación o estimulación.

Recordá que si este tipo de situaciones están trayendo más problemas que soluciones a tu cotidianidad es importante que recurras a un profesional para revertir la situación.