¿Quién puede comprar arte en Argentina? ¿Alguna vez te has planteado adquirir obras para tener en casa o creés que es solo para gente con dinero y entendida? Nada más lejos de la realidad, en WATT te contamos por qué.

TXT. Andrea Arzola (@andrearzola)

Está semana la ciudad respira arte con la llegada de ArteBA, donde más de 400 artistas a través de 80 galerías de más de 30 ciudades del mundo mostrarán lo mejor de sus colecciones. También habrá performances y música, así que saber cómo aprovechar el tiempo será esencial para poder disfrutar de toda la experiencia sin sentir que te perdés de nada.

Lo cierto es que, al asistir a las instalaciones de este evento, a todos nos provoca no solo ver sino también tener arte. Quizás este sea el momento perfecto para empezar a coleccionar piezas únicas gracias a la amplísima propuesta que nos ofrece ArteBA, donde las obras van desde los mil pesos a más de un millón de dólares, como es el caso de una pieza sin título de Jorge de la Vega.

En una sociedad repleta de cadenas de tiendas en la que la gente decora en serie y las paredes de tu casa pueden tener hermanas gemelas en cualquier lugar del planeta, cada vez hay más personas que se decantan por invertir en arte. Invertir es un decir ya que no es necesario desembolsar grandes cantidades de dinero, y a cambio tendremos un bien que nunca dejará de tener valor.

“Simposio II”, instalación de Ad Minoliti, en galería Mite (Cabinet)

Pero antes de empezar a armar tu pequeña – o gran – colección de arte, tenés que tomar en cuenta varios puntos:

Lo más importante es que tengas una conexión con la obra. bien sea por la temática, la nacionalidad del artista o el título. Lo esencial es que la obra sea una extensión de tu propia identidad.

Empezá a investigar. ir a exposiciones, leer sobre arte, conocer los precios de los artistas y recurrir a un asesor independiente y experto para recibir consejos sobre cómo y dónde comprar a la hora de gestionar una colección.

Guiate por tu propio gusto porque es fundamental. Piensa que vas a convivir con esa pieza mucho tiempo -quizás, toda tu vida-, así que si te gusta, ya vas por buen camino. El gusto es algo que se entrena: investiga más allá de las tendencias, descubre qué te gusta y qué no.

“Plaza San Martín”, de Nicolás García Uriburu, en galería Roldán Moderno (Cabinet)

Cambialos de lugar de vez en cuando. Es importante mover de lugar a los cuadros para refrescar la habitación y mirar las obras con ojos nuevos. Busca mezclar texturas y materiales, para contrastar el ambiente. Encontrar de repente un elemento sorpresa, como un cuadro mal colgado, puede hacer la obra mucho más interesante.

Tomá Instagram como fuente de inspiración. El mundo del arte ha cambiado drásticamente en los últimos cinco años. Ahora todo artista muestra sus obras a través de las redes sociales, lo que les posibilita acceder a a más personas sin que medie una galería. Instagram es el medio ideal para conocer al proceso de creación del artista, consultar los eventos y exposiciones en los que participe e informarte sobre sus nuevas obras.

Apoyá a los artistas emergentes. Un buen modo de empezar tu colección es comprarle piezas a los artistas que estén aún en la escuela de arte o recién graduados. Y no solo porque su trabajo será más económico, sino también por la gran satisfacción de poder ayudar a un artista a desarrollar su carrera.

“Mobile argent sur noir”, de Julio Le Parc en Galería Maman