Ariel Dadante, proyectorista y comunicador audiovisual, le brinda a la audiencia la posibilidad de hacer cine desde el lugar en el que se encuentran, es decir, desde sus casas.

¿Quién dijo que se necesitan grandes herramientas para hacer arte? Ariel te propone crear con lo que tenés al alcance de tu mano. El objetivo es que tus historias trasciendan las aplicaciones más conocidas por todos y puedan plasmarse desde otro lugar.

Texto: @carotopolaperiodista / Fotos: Ariel Dadante y Freepik


¿Cómo surgió la idea?

La propuesta llegó de parte de la coordinación del cine de Bolívar, espacio en el que soy proyectorista.  El objetivo principal es usar el tiempo que se está en casa para poder hacer realizaciones desde la cuarentena. Yo soy egresado de la Facultad de Bellas Artes y cuando me propusieron esta idea dije que sí porque me parecía súper interesante y desafiante el hecho de poder enseñar algo vía Zoom, una aplicación que se está usando mucho. 

La verdad que estoy muy contento porque ha tenido una linda repercusión. Estoy feliz de poder desarrollar la idea.

¿Qué herramientas hay que tener para participar?

Básicamente lo que tenemos todos a mano, no necesitamos de grandes producciones. Hoy en día, sin querer muchos estamos registrando este momento de pandemia con aplicaciones como Tik Tok, Instagram y Facebook. Todo el mundo graba y saca fotos. De esta forma, se cuenta la historia en el momento que está pasando. Todos somos testigos de esto y nos llegó en un momento en el que la tecnología está al alcance de muchas personas. Tenemos las herramientas necesarias para poder contar nuestras historias. Cada uno pasa este aislamiento de diferentes maneras y lo vive de diferentes formas. Yo doy tips a la hora de contar estos hechos. Hay distintos géneros también. Se puede contar la cuarentena de forma ficcional, por ejemplo. Usamos el celular, una cámara externa al celu, lo que vos tengas a mano para poder contar estas historias va a estar bien. No precisamos de grandes estrategias para iluminar una escena. Lo que sí hay que saber es qué planos utilizar para contar la historia. No es lo mismo mostrar algo desde un primer plano que desde otro. Toda la puesta de cámara tiene un por qué. Claro que hay fotógrafos que están participando del taller, ellos tienen un poco más de equipamiento y usan esas herramientas a su favor pero cualquiera puede ser parte. La idea es contar el aislamiento desde casa. 

¿Qué es el cine para vos?

Es todo, no sé qué otra vocación hubiera tenido si no fuera esta. El cine es mi pasión. No paro de hablar de cine. Cualquier cosa que pasa digo: “uy, eso pasó en tal película”. Yo ingresé a la carrera en 1994 y, desde aquel entonces, descubrí un mundo maravilloso. Desde muy chico que consumía cine, series y todo lo que había disponible en aquel entonces. Todo lo que hubo en ese momento lo vi y lo sigo viendo, analizando y revisando. Películas como Avengers ya se habían hecho en el 85, no los efectos especiales pero sí la forma de contar la historia.  El cine para mi representa una gran parte de mi vida, soy coleccionista de cine y creo que las plataformas de streaming están bien pero soy de la vieja escuela. Yo soy un coleccionista de películas. Quiero armar mi cajita y abrirla cuando quiero. Además, tengo la suerte de poder trabajar como proyectorista en la ciudad en la que nací. Acá durante mucho tiempo no hubo un espacio y se reabrió el INCAA hace 7 años, en Avenida Bolívar. Poder involucrarme en cada área es algo que me apasiona. El cine es todo. Vivo con el desde muy chico. 

¿Cuándo descubriste tu pasión por el cine?

No tengo una fecha pero la película que me marcó  fue ET. Tenía 6 años cuando llegó a Bolívar y cuando la vi me deslumbró. No soy el único pero ver ET, descubrir a Spielberg fue mágico. Me compenetró la historia y lloré en las partes que hay que llorar. Si no llorás en ET, no sos humano. Cuando la vi, me di cuenta de que quería estar involucrado de alguna manera en el cine. Descubrí mi pasión y la llevo hasta ahora. Recuerdo que mi papá me compraba el diario todos los jueves y yo recortaba la parte de los estrenos. Cualquier revista sobre cine me la compraba. Todo el mundo sabía de mi fanatismo sobre el cine. 

¿De qué se habla en el taller?

En el taller hablamos sobre puestas de cámara, pre y post producción, conocemos programas para editar. Todo gira en torno al cine, cada uno tiene una visión diferente sobre las películas. A veces, surge cine debate. Lo que les pido es que todo el tiempo estén creando, yo creo que es un momento en el que el estar encerrado dispara otras ideas. La posibilidad de tener las herramientas con las que contamos ahora nos da la posibilidad de imaginar y nada más. Imaginar y llevarlo a cabo. Hablamos de tips a la hora de utilizar las herramientas que tenemos. Lo importante es tener un guión, un anotador para registrar lo que tenemos ganas de contar. Decir: esto merece ser contado y llevarlo a cabo. Sin grandes producciones, pero haciendo. Es una propuesta ideal para aquellos que tienen ganas de aprender a contar una historia que trascienda Tik Tok. Se crean personajes muy interesantes. Repasamos mucho la historia del cine, hay directores que hay que revisar siempre. La idea es contar cómo es tu cuarentena.  Después de la cuarentena, haremos una recopilación para ver qué es lo que se estuvo haciendo durante el aislamiento. Las clases son todos los martes por Zoom de 19 a 19.40. A veces nos extendemos un poco más, cortamos y volvemos a iniciar. Están todos invitados.