El uso medicinal de la planta de cannabis aumentó considerablemente en los últimos años. Por eso entrevistamos al grupo La Juana, que se encarga de brindar educación integral sobre los aceites que se realizan con la planta, y se presentan como alternativa terapéutica a múltiples dolencias, enfermedades y patologías.


¿Cuáles son las dolencias o problemáticas de salud que más se consultan para el uso del aceite de cannabis?

Autismo y TGD en primer lugar junto con ansiedad e insomnio son las problemáticas por las que recibimos mayores consultas. Y en este sentido el cannabis ha demostrado tener efectos calmantes y relajantes, es decir, que pueden ayudar a disminuir la ansiedad.

Sobre la patología de la Fibromialgia recibimos una gran cantidad de consultas semanalmente mayoritariamente de mujeres desde los 25 hasta 70 años aproximadamente.

Respecto del Alzheimer el uso del Aceite disminuye algo de la conducta agitada que los pacientes pueden exhibir. Además en un estudio de células, los investigadores hallaron que realentiza el progreso de los depósitos de proteína en el cerebro.
Artritis y dolor crónico: un estudio realizado a 58 pacientes que utilizan derivados del uso de Aceite encontró que tenían menos dolor y que dormían mejor y más tiempo. Otra revisión de estudios llegó a la conclusión de que el uso del aceite ayuda a combatir el dolor causado por la inflamación.

Los estudios en animales mostraron que algunos extractos de Aceite Cannabis Medicinal pueden matar ciertas células cancerígenas. Otros estudios de células revelaron que podría detener el crecimiento del cáncer. Y con ratones, el THC que es el ingrediente psicoactivo del Cannabis, mejoró los efectos de la radiación sobre las células cancerosas. También puede prevenir las náuseas que a menudo acompaña un tratamiento de quimioterapia.

Los científicos que investigaron sobre el impacto del THC para la enfermedad de glaucoma en el nervio óptico encontraron que puede bajar la presión ocular. Pero es posible que la presión arterial también se reduzca, lo que podría dañar el nervio óptico debido a un reducido del suministro de sangre.
Para la Esclerosis múltiple el uso de Aceite o algunos de los productos químicos de la planta podría ayudar a prevenir espasmos musculares, dolor, temblores y rigidez.

Además algunos estudios muestran que los cannabinoides pueden tener un efecto analgésico. Se utilizaron ampliamente para el alivio del dolor en el siglo XIX. Algunos medicamentos basados en cannabis, se están probando en pacientes con esclerosis múltiple y para tratar el dolor del cáncer. Equipos Médicos en Uruguay observan una reducción del 30% del dolor entre los que utilizan Aceite de Cannabis Medicinal.

¿Cuáles son los mitos más frecuentes que se creen sobre el aceite medicinal?

Hay dos mitos muy recurrentes respecto del consumo de la medicina cannabica. El primero es que el Aceite Medicinal de Cannabis Produce dependencia (adicción). Esto es falso. Menos del 9% de los usuarios de cannabis de toda la vida reportan dependencia. El segundo tiene que ver con que es una puerta de entradas hacía otras drogas. Algo que también es mentira porque no existe alguna evidencia sólida entre la relación del uso de cannabis y el consumo de otras sustancias como la cocaína.

¿Sobre qué enfermedades no tiene efecto el aceite?

Hay que tener control y acompañamiento médico del Aceite Medicinal de Cannabis y las patologías cardiovasculares severas. También hay contemplar datos clínicos del usuario medicinal al momento de ingerir algún tipo de aceite. Por eso no cualquier improvisado puede proveerlo. Nosotros asesoramos a las familias que nos escriben la para ingesta de aceite cannabis o derivados del mismo. Porque puede causar taquicardia, arritmia, sangrado nasal y eleva la presión cardiaca. Hay usuarios susceptibles a ciertas cepas que hay que considerar el costo beneficio.


“Menos del 9% de los usuarios de cannabis de toda la vida reportan dependencia.”


 

El año pasado el Congreso nacional aprobó el uso medicinal de la planta de cannabis, pero la cosecha de la misma es ilegal. Muchas madres ya proclamaron que cultivan marihuana para preparar su propio aceite, ¿Qué ocurre con este vacío legal?

Actualmente se realizó un Seminario en torno a la política de drogas en Salud mental, respecto a la estigmatización en el uso de drogas ilegales como el cannabis medicinal para que funcione como dispositivo de Salud. De manera prejuiciosa y lamentable ante la sanción de la Ley 27.350 aprobada el año pasado denominada “investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados” no está completamente regularizado su uso. A partir de esto muchos usuarios y madres y padres se encuentran en la Clandestinidad y sufren el aprovechamiento de oportunistas en la oferta de aceites y derivados de dudosa producción. En criollo: los usuarios medicinales están por fuera de la Ley porque aún no está permitido cultivar y se deja un vacío legal aunque el uso del cannabis medicinal sostiene la salud integral de tantas personas hoy en Argentina. El autocultivo es ilegal en Argentina y no sirve tener una Ley con una enorme disonancia. Solo para ciertas patologías como la Epilepsia Refractaria existe una legislación y algunos fallos judiciales para ciertos estudios, enmarcados en un registro nacional regulado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que es el que provee y regula los aceites medicinales en los cuales aún no han iniciado ningún cultivo oficial local. Para cortar con este sistema precario, engorroso y cerrado debemos llevar adelante una Ley con un marco profesional para que las personas puedan acceder finalmente al cultivo medicinal y también para el cultivo recreativo con cierta regulación. el que es lo que pide y sostienen los Colectivos de Cannabicultores y Asociantes Cannabicas de todo el país.
Nosotros sostenemos como lema que el cannabis es salud integral. Porque el usuario medicinal no es narcotraficante, sino que busca caminos alternativos a los habituales.

¿Qué papel va a jugar la industria farmacéutica?

El Estado y la industria farmacéutica debe intervenir en esta situación, ordenando y regulando la producción y circulación de los derivados de cannabis de uso medicinal. De todas formas la Ley Nacional de Uso de Cannabis con Fines Medicinales, N° 27.350, da preferencia a los organismos nacionales de ciencia e investigación y a los laboratorios de producción pública para la investigación, desarrollo y producción de productos derivados de cannabis.

¿En qué lugares del país se utiliza en mayor proporción el aceite medicinal?

El registro de uso terapéutico de aceite indica que Gran Buenos Aires, la Patagonia y Cordoba son los lugares donde más se demanda el cannabis medicinal.

¿Hay diferentes tipos de aceite?

Hay distintos tipos de aceites medicinales que varias según la cepa, los usos, dolencias, patologías, grados y los distintos cannabinoides. Es importante tener la certeza de que la cosecha sea orgánica.


“Es lamentable la producción de los preparados cannabicos. En el último viaje a que hicimos a la Patagonia descubrimos que había algunos aceites que directamente eran agua.”


Si una persona necesita el aceite para uso medicinal, ¿cómo puede conseguirlo?

Una persona debe recurrir a algún cannabicultor u ONG de confianza para que le brinden información certera y profesional. Nosotros viajamos continuamente por las provincias y es lamentable muchas veces la producción de los preparados cannabicos. En el último viaje a que hicimos a la Patagonia descubrimos que había algunos aceites que directamente eran agua.

¿Cómo toma el área de salud la implementación del uso del aceite?

En un principio el área de Salud y la comunidad médica era resistente porque no estaba informada, desconocía las propiedades y los usos de dicha planta. De a poco y cada vez más la los médicos se van formando e investigan los usos del cannabis en distintas patologías. Esto es un avance enorme pero aún estamos a años luz de lo que necesitamos. Porque es fundamental la apertura de la comunidad médica que en definitiva tiene el trato directo con la enfermedad y los pacientes.