Consolidada como una de las bandas del momento. Su música lleva el ADN del pop e incorpora elementos del new wave, disco y electrónica. en la actualidad, el sexteto planea seguir recorriendo cada rincón del país que los vió crecer, presentando su último álbum BACH, uno de los 25 mejores discos latinos de 2018 según EL medio musical Noisey Vice.

Texto. Andrea Arzola @andrearzola


Goyo e Iñaki no tardan en llegar a la cervecería Rabieta, en el Hipódromo de Palermo. Es un día soleado perfecto para tomarse unas birras y cortar con la rutina. Nos olvidamos de todo lo que pasa afuera con una picada en la mesa para los tres. No hay espacio para el ritmo frenético, el ruido o el estrés. Después de un par de sorbos comenzamos a charlar.

¿Cómo se conocieron?

Goyo: Nos conocimos hace mucho tiempo, en la primaria. Ahí comenzamos a conectar musicalmente. Antes de crear Bandalos Chinos hicimos varias bandas, hice un dúo con Iñaki por ejemplo. Recién en el 2009 fue que armamos el grupo y la idea era dejar un lado los covers y empezar a volcar en algún lado lo que teníamos para decir nosotros mismos.

¿De donde surgió el nombre?

Iñaki: Es un juego de palabras ingeniosísimo (risas). Surgió como un chiste en el primer concierto que hicimos donde aún no teníamos nombre. Mientras tocábamos una persona le preguntó al sonidista por el nombre de la banda, él le respondió confuso “Los Chicos”. La misma persona nos envió un mail y se refirió a nosotros como “Banda los Chinos”, nos pareció gracioso y con el tiempo le fuimos dando nuestra personalidad e impronta y mutó a Bandalos Chinos.

¿Cómo fue el proceso de grabación de BACH en comparación al resto?

I: Un disco no se decide de un día para el otro, es algo que vas desarrollando entre ideas y conceptos, pero sí creo que en el punto de partida hubo una búsqueda dirigida a decir algo con intención, principalmente fueron cosas personales, pérdidas de amigos, lo que nos sucede en la cotidianidad, etc. Quisimos contar algo en canciones.

G: Nos inspiramos en las cosas que nos pasa en la vida diaria, el proceso creativo de este disco tuvo mucho qué ver con perder y dejar atrás los miedos con respecto a qué es lo que tenemos para decir y si vale la pena que lo digamos. Retratamos un momento único entre amigos y lo convertimos en canciones.

Hicieron la producción del álbum en Texas ¿Qué tal fue la estadía en los estudios de Sony Ranch? ¿Hubo momentos de crisis?

G: Todo se dió muy rápido. La idea surgió porque esta vez decidimos trabajar con el productor Adán Jodorowsky y él fue el que nos dijo: “Estoy para grabar con ustedes pero vengan a mis estudios para hacerlo”. La experiencia de irnos a grabar fue un desafío enorme, desde el riesgo económico que tomamos y el artístico también porque pusimos todas nuestras expectativas en ir a grabar a un lugar durante 20 días sin saber cómo iban a ser los resultados, eso también generaba cierta ansiedad y situaciones que fueron difíciles pero que también hicieron que lo diéramos todo.

“Retratamos un momento único entre amigos y lo convertimos en canciones”

Recién vuelven de méxico ¿Cómo fue la experiencia con el público? ¿qué lo diferencia del argentino?

G: Sí, todo es tan surrealista por el poco tiempo que ha pasado y lo mucho que hemos construido en ese país. Si bien nos falta por recorrer, el público mexicano siempre nos recibe con la mejor, muy amorosos y dados, eso es un gran estímulo para nosotros.

Los argentinos como público somos muy snob, cuesta que entre algo de afuera, en cambio, los mexicanos son muy abiertos y no tienen prejuicios con las bandas extranjeras.

I: Sí, están muy agradecidos de que vayas a tocar a sus tierras, siempre demuestran esa calidez o al menos así lo vivimos nosotros.

¿Cómo se llevan en las giras? ¿Es buena la convivencia?

G: (Risas) Ya nos conocemos porque hemos hecho bastantes viajes de placer juntos, conocemos las dinámicas de cada uno y bueno obvio que al tener ese vínculo medio familiar se cruzan ciertos límites. Pero hay que saber bajar la cabeza y dejar el ego atrás. Necesitamos que todo esté bien entre nosotros para que salga bien el show.

¿Fue intencional el juego de palabras de BACH con el apellido del músico Johann Sebastian Bach?

G: No tiene nada que ver con el músico, de hecho sería un poco pretencioso de nuestra parte (risas). Arrancó siendo una deformación de un modismo como lo es wacho, pasamos del wach al bach, porque nos decíamos cosas como: “Ey bach pasame la birra”, después nos referíamos así con nuestros fans y un día uno nos escribe: “Se dieron cuenta que BACH son las primeras letras de Bandalos Chinos”, y así descubrimos que era un acrónimo y que sería el nombre del próximo disco.

Sabemos que Spinetta es una gran inspiración en su música ¿Qué significa este artista para ustedes?

G: En mi vida personal fue muy importante, porque mis papás son de Santiago del Estero así que venía de escuchar folklore, chacarera, samba a morir y cuando me cambié a primaria empezamos a ir a conciertos de Spinetta con los chicos, fue como un descubrimiento para nosotros y con el tiempo se convirtió en un ejemplo a seguir. De hecho en el primer ensayo de Bandalos Chinos la canción que tocamos fue Durazno Sangrando.

Iniciaron en una época complicada con respecto a las discográficas ¿sufrieron muchas trabas?

G: Todas las trabas habidas y por haber (risas). En Beccar, donde vivíamos, había que pagar para tocar. En esa época no existían los centros culturales o al menos no los conocíamos. Y también surgieron algunas otras trabas que son parte del crecimiento, todos estos años nos fueron formando para poder hoy estar acá, así de plantados.

¿Realmente ayudan las nuevas plataformas a las bandas emergentes?

G: Sí, sin duda. Gracias a Internet es que nosotros hemos podido recorrer este camino, poder subir nuestra música a las redes sin necesitar una discográfica, es algo que nos ayuda mucho. Entendimos que a las plataformas hay que aprovecharlas para llegarle a la mayor cantidad de orejas posibles.


ANECDOTA CERVECERA

Hace 2 años en un viaje a Mendoza,  estábamos de gira y nos instalamos en un hostel abandonado para filmar. No se nos ocurrió una mejor idea que llevar un barril de 50 litros de birra al viaje, así que después de una semana, hicimos una fiesta en el hostel abandonado para tomarnos los 50 lts entre todos.

 

BEER QUEST

PERSONAJE PARA TOMAR UNA BIRRA

el flaco

BIRRA FAVORITA

Ipa de Escalada

BARES QUE FRECUENTAN

Ruda, Strange

¿ALGO COPADO QUE HAYA SURGIDO DESPUÉS DE UNA BIRRA?

Todo

BIRRA ¿SOCIAL O EN CASA?

En casa

MOMENTO IDEAL PARA TOMARSE UNA BIRRA

A la tardecita