La representación que tenemos sobre el mundo no es del todo correcta. ¿Fuiste engañado/a? Un poco. Cuando hablamos de la geografía del planeta tal como lo conocemos tiene que ver con la imagen que nos enseñaron en nuestra infancia. Ese mapa es un tipo estándar de proyección del planeta conocido como Mercator y está vigente desde el siglo 16. Aunque muchos alegan que es útil para fines relacionados con la navegación, el mapa es engañoso porque los tamaños relativos de los países son incorrectos en cuanto a las proporciones que se plantean.

 

Por ejemplo, Groenlandia aparece enorme en comparación a otros países pero en realidad es más pequeño. Para descubrir dicha diferencias, crearon “True Size Map” un sitio web interactivo que  permite arrastrar países y continentes en torno a la proyección de Mercator y descubrir lo grande que son (o no son). Esto se puede hacer para cualquier país simplemente escribiendo su nombre en el mapa, lo que permite una cantidad aparentemente interminable de comparaciones.

 

La práctica es una mirada reveladora de cómo este mapa podría haber afectado a nuestra opinión sobre las preocupaciones del mundo-que se han planteado ya en el siglo 20. Los cartógrafos han producido otras formas de visualizar el mundo. Y ahora, con el poder de la tecnología, esfuerzos como “True Size Map” también están ayudando a cambiar nuestra percepción del tamaño.

 

Acá vemos cómo, por ejemplo, África es un contenido mucho más grande de lo que se cree:

En los siguientes cuadros vemos cómo Estados Unidos se compara con países de todo el mundo: 

China en relación a otros países: