2017 será el año del vigésimo aniversario de la muerte de Diana de Gales. Se cumplirán dos décadas en las que ha seguido siendo un referente en el mundo de la moda. Ahora, empiezan a salir a la luz los planes para los homenajes que tendrán lugar en 2017. El Palacio de Kensington será el epicentro de muchos de ellos, entre ellos, la exposición Diana: Her Fashion Story.

Se expondrán 26 de sus outfits más icónicos en esta exposición, entre ellos algunos que han quedado grabados en la memoria colectiva, como el vestido de terciopelo azul tinta que lució en una visita a la Casa Blanca en 1985, en una recepción que se recordará siempre por su baile con John Travolta.

También estarán en la exposición la blusa rosa palo que lució en el retrato de su compromiso con el príncipe Carlos, y muchos de los trajes de chaqueta que lucía en los compromisos oficiales más cotidianos.

Solo cinco de los trajes pertenecen a la colección real. El resto han sido prestados por coleccionistas particulares (por el vestido de la recepción en la Casa Blanca se llegaron a pagar 240.000 libras en una subasta). La comisaria de la exposición ha declarado que pretende «explorar la historia de una chica joven que tuvo que aprender rápidamente las normas de vestuario reales y diplomáticas y que, en ese proceso, volvió los ojos del mundo hacia la industria de la moda y los diseñadores británicos».

Además de la exposición sobre el vestuario de Diana, el Palacio de Kensington también modificará sus jardines para la conmemoración del aniversario. Se dice que los jardines eran el lugar favorito de Diana durante los quince años que residió en el Palacio, así que se vestirán de blanco para recordarla, con una selección de algunas de sus flores favoritas: narcisos, rosas, margaritas y tulipanes.

Los príncipes Guillermo y Enrique están al frente de la organización de todos los actos de conmemoración. Tanto la exposición Diana: Her Fashion Story como la decoración floral del jardín estarán abiertos al público a partir de febrero.