Los amantes del mar tienen como aspiración máxima vivir lo más cerca posible de él. Pero, al menos que puedan acampar en una playa o tengan un barco para amarrar en las costas, es muy difícil conseguir algo más cercano que los resorts con vista al mar. The Brown Hotel Group tomó el puesto de guardavidas que se encontraba en Frishman Beach, en Tel Aviv, y lo convirtió en una pequeña suite de lujo.