El último sábado (14), el IMPA – una fábrica metalúrgica recuperada en 1998 y hoy, centro cultural para exposiciones de arte – fue escenario para un energético desfile que desafió las reglas de la moda y reunió a los personajes más icónicos del medio fashion underground. TEBAS, la nueva marca de indumentaria independiente fue pensada para cualquier tipo de persona sin distinguir sexo, orientación o género; la intención de los diseñadores Pako Neiman y Horacio Rubianes es mirar hacia el futuro.

Txt. Murilo Brito (@thefancyrebel)/ Foto. Valentina Prieto (@valentina_prieto)


La prueba de que el futuro de la moda tiene menos reglas de separación entre masculino y femenino viene de Europa. Durante la semana de Alta Costura de París, que pasó entre el 1 y 5 de Julio, diseñadores magnates de la industria se mostraron cada vez más inclusivo en sus pasarelas – como los modelos masculinos de Givenchy, el estilo andrógino que ha adoptado Dior y el escandaloso desfile de Jean Paul Gaultier -, algo que no era común en los últimos años en ese estilo de evento.

Tanto en Argentina, como en distintos países de América Latina, la idea es algo nuevo y ha ganado cada vez más difusión en los medios y en la vida nocturna; mientras Naomi Preizler canta sobre una nueva generación que llegó para cambiar lo que conocemos como sociedad, las marcas con mayor influencia en el mercado local siguen sin saber cómo adaptarse a la nueva era dónde chicos y chicas pueden compartir percheros. En la última temporada de moda del desfile de United Creators, al cierre del tradicional Designers Week, pudimos ver un rápida pasaje de cómo eso podría funcionar en las pasadas de Alen, Vanesa Krongold, Pablo Bernard y otros.

En un galpón al último piso de la fábrica, influencers y performers como Mr. Mike, Valentina Brishantina, Juan Di Santo, Icon Black y otros disfrutaban tragos mientras la fiesta era animada por la cantante y drag queen Vedette. Treinta minutos después del show, logramos pasar por el agrupamiento de fashionistas tratando de meterse en el desfile y garantizamos nuestro lugar en primera fila.

El desfile arrancó con poca expectativa: modelos cubiertos con mantas negras caminaban guiados por una voz que contaba la historia de un ángel sin sexo. Con batidas fuertes, una luz iluminaba la pasarela que revelaba a una drag queen que animó a los invitados y llevó todos a los gritos. Con frases como “slay queen”, “work the runaway” y torcidas comunes en shows del estilo, la primera fila energizaba el ambiente de  manera que inspiraba a los modelos a poner su mejor actitud. La primera colección de TEBAS estuvo llena de aplicaciones en peluche, combinados con colores fuertes, materiales inusitados y una rápida aparición del militar; en separado, son prendas fácilmente adaptadas al street wear y en conjunto, la creación de looks extravagantes. Un desfile que va a ser difícil de olvidar, una primera impresión poderosa para la marca y una fuerte ansiedad por la apertura de su showroom.