Es uno de los periodistas deportivos más conocidos del país. Estuvo 16 años trabajando en las pantallas de TN y Canal 13 pero recientemente quiso cambiar de aire y renunció. Si bien aún no puede revelar para qué medio va a cubrir el Mundial, está ansioso por vivir en primera persona el evento más importante del año.

Texto. Florencia Garibaldi  Foto. Mariano Michkin


¿Qué esperás de la lista de Argentina?

Que se forme un plantel más que un equipo, me refiero un plantel que no sea únicamente “Messi dependiente” o de dos o tres jugadores. Que haya recambio. Con la experiencia que tengo cubriendo Mundiales puedo decir que el que gana es un plantel, no un equipo. Hay muchos factores que inciden: si llegan tus jugadores cansados o si alguno se lesiona. Siempre pasan imprevistos que tenés que meter mano y no podés planificar. Eso sería lo más importante.

Y siempre está la disyuntiva entre priorizar la presencia de lo los grandes nombres o armar un equipo en el que sus partes realmente encajen y funcionen…

Sí, o siempre está la frase “porque los amigos de Messi”. Hay que tener en cuenta que vos no te podés llevar bien con todos, pero tampoco te tenés que llevar mal. Como te pasa en la vida en general, en el colegio, en el trabajo. En un plantel tenés que buscar la armonía. Entonces a quién ponés o sacás influye. Si se llegan a jugar todos los partidos, los jugadores van a estar casi dos meses juntos. Y la realidad es que Messi con Barcelona te hace todo y acá no.

“Un técnico no tiene que armar un 11 ideal, sino un plantel, no pensar en grandes nombres. Sino pensar en los nombres que te den opciones”

¿Cuál es tu análisis de lo que le espera a Argentina en Rusia?

Hasta que arranque el Mundial, Argentina va a vivir un calvario. No sólo por lo que fueron las finales, sino por lo que fue la derrota frente a España que es una de las mejores selecciones del mundo. Y no hablo únicamente por el resultado, sino por el rendimiento y por el mensaje que dio el técnico y que creo que no se entendió. Se jugó una eliminatoria con tres técnicos, una enorme cantidad de jugadores y si repasas estadísticas o la historia de grandes selecciones por ejemplo Alemania no llega a ocho selecciones diferentes en toda su historia. Eso te marca. Es difícil así vislumbrar qué va a pasar en el Mundial.

¿Qué selecciones ves con grandes posibilidades para ganar?

Hay varias. Alemania es candidata. Brasil demostró ahora que sin Neymar tiene su funcionamiento, cosa que no tiene la selección argentina. Francia tiene una línea, aunque su falencia en que mancan en los partidos difíciles. Sin embargo, hay que prestar atención porque tenés un tapado que te hace lío. Por ejemplo, Uruguay tuvo mucha suerte en su fase de grupos y tranquilamente puede terminar primero. Eso sería una noticia. Bélgica por su lado es una generación que está en su punto caramelo, que viene de ganar Beijing, y ya tiene un Mundial adentro. Son esas selecciones que no la tenés en cuenta y sorprende. Si hacemos memoria de episodios así te puedo decir Camerún en el 90, Senegal en Sudáfrica o Costa Rica en Brasil poniendo en peligro a Holanda.

“Un Mundial no lo gana el mejor equipo, hay situaciones que el técnico tiene que meter mano en el desarrollo del torneo por un funcionamiento del juego o por lesiones”

¿Qué sería para vos que tengamos un buen Mundial?

Jugar los siete partidos. Sería un error decir que ser campeones o nada, aunque es lo que opinan muchos. Jugar todos los partidos es importantísimo e implica llegar a las semifinales. Podés salir primero o cuarto. No es fácil. Un técnico no tiene que armar un 11 ideal, sino un plantel y como dije anteriormente, no pensar en grandes nombres. Sino pensar en los nombres que te den opciones. Es un período de tiempo muy corto en el que te pasan muchas situaciones que tenés que resolver rápido. En el caso de Rusia encima las distancias son enormes hay que tener en cuenta el tema viajes.

¿A qué le das más importancia? ¿A qué se juegue bien o a ganar a toda costa?

Sí jugás bien tenés más chances de ganar, que si no jugás bien. Pero un Mundial no lo gana el mejor equipo, hay un montón de situaciones que el técnico tiene que meter mano en el desarrollo del torneo por un funcionamiento del juego o por lesiones. Tenemos el caso resonante en nuestra historia, llamase Italia 90 con Nery Pumpido (arquero, se fracturó tibia y peroné de la pierna derecha) que era una de las estrellas y termina siendo el reemplazo, Sergio Goycochea, el protagonista del Mundial. Otro ejemplo es en Estados Unidos 94 con el dopping de Maradona que provocó un bajón anímico. También está el caso de la selección argentina en Corea-Japón que venía con partidos invictos, terminó fundida físicamente y no pasó la fase de grupos que era muy complicada con Inglaterra, Suecia y Nigeria. Después tenés lo de Sudáfrica 2010 que Argentina unos meses antes le gana a Alemania en Alemania y después con otro planteo se come una goleada.

¿Cuál fue el primer Mundial que te tocó cubrir?

Ya era pasante en TN y cubrí Corea-Japón en el 2012. No viajé pero tenía toda la estructura para ser el nexo acá en Buenos Aires con lo que sucedía allá. Después, viajar a un Mundial es impagable. Capaz por haber trabajado 16 años en un canal de noticias, vivir de cerca cualquier hecho periodístico es increíble. Llamase desde la asunción del Papa, una cumbre de presidentes o un atentado mundial o cualquier suceso a nivel deportivo que me tocaron cubrir infinidades. Un Mundial de fútbol no tiene comparación con nada, te para el planeta. Me tocó vivirlo desde mi país hasta en el lugar de los hechos, con la selección argentina como protagonista y fracasando. Realmente cuando estás cubriendo un Mundial sentís que es lo único que te interesa. Mientras esté la pelotita rodando te puede pasar cualquier cosa que nadie se entera.

Bueno, justamente ahí viene la parte de la cual históricamente se aprovechan los gobiernos, los medios de comunicación y demases instituciones de poder, porque todo el mundo está en otra y no presta atención a nada…

Genera tal magnetismo que puede pasar otra cosa que no lo ves, sólo ves la pelota. Además todo lo que le sucede a la selección repercute en el ánimo de la gente. Cambia a favor el  ánimo si le va bien a la sección o en contra si le va mal. Tal vez con esta diferencia horaria con Rusia, lo vamos a ver, no tanto en el primer partido que cae sábado. La mayoría son en horario laboral y va a producir una vorágine en la rutina.

“Ser campeón o no ser campeón obviamente que no es lo mismo. Pero no considero que no ser campeones es un fracaso”

Cada vez son menos los periodistas que tienen la posibilidad de cubrir algún hecho noticioso en vivo por el brusco abaratamiento de costos que existe en los medios. ¿Te sentís afortunado de todo lo que pudiste hacer estos años en TN?

Sí. Ser periodista y haber laburado en un canal de noticias me permitió cubrir desde muchos lados a nivel deportivo. Me toca estar en un lugar trabajando, que la gente daría lo que no tiene por estar ahí y encima a mí me pagan por hacerlo. Viví cosas que ni si tuvieses mucha plata tendrías la posibilidad de estar en ahí en carne propia. Independientemente de que cubrir un Mundial es mi trabajo, no deja de ser que estoy viendo a mi selección. Llegar a una semifinal después de 24 años, significa presenciar un hecho histórico. En la previa de la semifinal de Brasil me acuerdo que le dije a mis compañeros del canal que ese día era el que jugábamos la final, que más allá de si llegábamos efectivamente a la final, que no esperemos a dar el máximo porque no sabíamos si íbamos a ganar. Nos fue muy bien en la cobertura a pesar de que cargábamos con el fallecimiento del Topo López (periodista). Fue un golpe duro. En la final cuando estábamos por entrar al estadio pensé que si llegábamos a ser campeones, alguno de nosotros iba a estar en un documental dentro de 25 años. Fue algo histórico. Todavía tengo la sensación del Mundial Brasil y ya llegamos al 2018. Siento que fue ayer y que estaba caminando hacia el Maracaná junto a mis seis compañeros.

¿Qué jugadores son clave para la selección argentina?

No te voy a decir Messi porque es la obviedad. Independientemente de su lesión (distensión de ligamentos en una rodilla), el Kun Agüero se merece y él se debe ser figura o tener protagonismo en un Mundial. Ellos dos son los pilares fundamentales de la selección argentina. Después me parece que es una generación con una bronca interna que tiene explotar y la tienen que canalizar de manera positiva, no negativa. Que la bronca no sea revanchismo de buscar un enemigo, sino que se busque aquello que se necesita. Ser campeón o no ser campeón obviamente que no es lo mismo. Pero no considero que no ser campeones es un fracaso. Es difícil jugar los tres últimos torneos más importantes y ser finalistas, aunque es un dolor jugar tres finales y perderlas.

Messi dijo que todo Mundial tiene sus cosas lindas y sus cosas amargas…

Y estar tan cerca de la gloria es duro. Además en una final tenés todos los ojos del mundo encima en esos 90 minutos. Ganar la final es estar en la gloria. Esta generación es la última chance y las oportunidades no se pueden dejar pasar.


ONLINE QUIZZ

UNA APLICACIÓN RELACIONADA AL MUNDIAL

La de Turismo de Rusia

UN INSTAGRAM PARA SEGUIR DE FÚTBOL

@fifaworldcup

JUGADOR FAVORITO PARA SEGUIR EN INSTAGRAM

Kun Agüero

¿DÓNDE LEES NOTICIAS DE FÚTBOL?

Twitter

UNA PELÍCULA DE FÚTBOL PARA RECOMENDAR

The Hooligans

¿QUÉ FUE LO ÚLTIMO QUE COMPRASTE ONLINE EN RELACIÓN AL FÚTBOL?

Nada, pero voy a comprar las entradas si Argentina llega a los cuartos de final el 7 de julio

¿QUÉ FOTO “MUNDIALÍSTICA” TENÉS EN TU CELULAR?

La de una bandera en la previa del primer partido de la selección argentina en Brasil 2014 que dice “Messi remontate un barrilete cósmico”, que es lo que todos deseamos: que Messi remonte la gloria de nuestra selección.