Jonathan Quiñónez dejó su trabajo como modelo para viajar por el mundo. Visitó México, Cuba, Costa Rica y otros países. Sin embargo, como buen hijo no se olvidó de su madre por lo que en cada viaje le deja un mensaje para ella: “Mamá estoy bien”

Miremos algunas de sus paisajes: