“Un niño no deja de ser un niño cuando va a curarse”, comenta Elizabeth Aguillón, creadora del grupo rosarino “Arte que ayuda a curar”, formado por voluntarios que dibujan y pintan los espacios de pediatría en hospitales. En este momento, se encuentran trabajando en el Hospital mendocino Teodoro Schestakow de San Rafael.

El equipo llegó a San Rafael y en estos días están pintando pasillos, salas de espera, habitaciones, terapia intensiva y oficinas del área de pediatría del Hospital. Transformando espacios fríos y neutros en lugares con mucho color y dibujos para los más chicos.  Los lugares pintados se vuelven más amigables para ellos.

“Esto no tiene nada que ver con lo decorativo sino con herramientas de recuperación, los estudios han demostrado que la luz y el color influyen en las personas provocando reacciones en su estado físico y emocional: con esto tratamos de que los chicos estén más contenidos, que las figuras los distraigan y así se facilite también la tarea de enfermeros y médicos”, detalla Aguillón.

El Grupo “Arte que ayuda a curar” ha hecho intervenciones en Hospitales de Santiago del Estero, Chaco, Santa Fe y ahora Mendoza. Su actividad es totalmente gratuita y para solventar logística y materiales venden rifas, imanes y bolsas ecológicas. La idea es poder seguir creciendo, pintando en más hospitales de todo el país.

Necesitan ayuda, si querés darles una mano podés enviar un e mail a artequeayudaacurar@gmail.com o por Facebook: https://www.facebook.com/artequeayudacurar