Camila Rodrigues es una de las actrices más hermosas de Brasil y este año su carrera dio un salto a la fama porque le tocó hacer de una poderosa mujer de Egipto en la telenovela bíblica brasileña del momento: Moisés y los Diez Mandamientos.

Texto. Florencia Garibaldi  / Foto. Monstruo Estudio


¿Cómo fue la experiencia de hacer este personaje bisagra en tu carrera?

Es una emoción poder interpretar a una mujer de la historia, y hechos que sucedieron hace tantos años, porque implica revivirlos. Cuando me llamaron para hacer de Nefertari fui con muchísimo miedo por la inmensidad de ese personaje. Pero era una gran oportunidad para hacer cosas muy buenas. Mi experiencia con este trabajo fue maravillosa, pero también muy sufrida. Por ejemplo, por haber grabado en Río de Janeiro que hacía muchísimo calor (se ríe). De cualquier manera hubo un cambio rotundo en mi vida.

¿Qué te daba miedo?

Nos daba miedo la presión y las críticas, pero contamos con un gran aval de los directores y de los guionistas. Nos unimos entre nosotros y formamos una gran familia, somos como hermanos.

¿Qué significó que en Argentina hayan visto el episodio de la apertura del Mar Rojo más de seis millones de personas?

No tenía la menor idea de que era esa gran cantidad de gente (risas). Todo lo que implicó hacer esta novela se logró gracias al enorme trabajo de todos los que estaban detrás. Los directores de fotografía, los efectos especiales que se hicieron en Hollywood. Me pone muy feliz que se hayan acabado las entradas del Luna Park para verlo, el primer día de venta. En Brasil el episodio del Mar Rojo fue como una Copa del Mundo porque la gente lo conmemoró. Nos llevó seis meses de trabajo filmarlo y fue el más difícil. Tuvieron que imaginar todo porque grababan sobre una tela verde.

¿Cuáles son las claves del éxito de Moisés y los diez mandamientos en el mundo?

Estamos viviendo un momento en el que necesitamos mucha fe. La sociedad está necesitada de amor y de una fuerza humana buena. De un dios, independientemente de cada religión. Necesitamos unión. Moisés es eso, una fe mayor. Es la idea de un líder que cree en salvar a su pueblo. Es la esperanza.

“Estamos viviendo un momento en el que necesitamos mucha fe. La sociedad está necesitada de  amor y de una fuerza humana buena”

En tu historia de amor en la novela tu pareja está con otras mujeres. ¿Tolerarías eso en la vida real?

No concibo compartir a mi marido (risas).

Hiciste varias novelas bíblicas. ¿Sos religiosa?

Nací en una familia evangélica, que cree en Dios. Sin embargo, yo no profeso ninguna religión. Desde que hice la novela me llevó a entender muchísimo más lo que sucedió y si bien no comulgo con una religión, me hizo tener fe.

¿Te hubiera gustado estar en la segunda temporada?

La verdad que no. El tiempo que estuve fue justo y perfecto. Además, el desgaste que tiene hacer un personaje tan grande, ya no podría seguirlo como actriz. Se agotó.