“Somos un proyecto argentino para aprender y enseñar a programar empleando contenido y software libre y en español, mediante práctica constante y de complejidad creciente, acompañada de fundamentos teóricos y potenciada tanto por los recursos virtuales como por el apoyo docente”, explicó a Télam Franco Bulgarelli, ingeniero en sistemas y docente de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), integrante del equipo Mumuki.
Gracias a su experiencia como profesor, Bulgarelli detectó que sus alumnos no ejercitaban lo suficiente y que las guías para practicar programación estaban dispersas en distintos portales, en fotocopias y libros.

Junto al técnico en programación y docente de la Universidad Nacional de Quilmes Federico Aloi y los estudiantes de ingeniería en sistemas de la UTN Federico Scarpa y Agustín Pina, el profesional creo Mumuki, nombre con el que rinde homenaje a su admirado Ástor Piazzola.

“Aprendé a programar” es la invitación que aparece cuando se ingresa a Mumuki, donde “hay un curso completo, donde todas las guías de programación están juntas para ejercitarse, siguiendo un camino didáctico de corrección y autocorrección, con ayuda y soluciones”, detalló Pina.

La plataforma “puede ser utilizada a partir de los 13 años. Ahora estamos trabajando para llegar a alumnos de la primaria”, adelantó el desarrollador.

Las universidades nacionales de Avellaneda, Quilmes, Córdoba, la UTN Delta y la Blas Pascal cordobesa ya utilizan esta herramienta.