Su nombre era Miriam Alejandra Bianchi pero para todos es Gilda. La cantante de cumbia romántica nació en el barrio porteño de Villa Devoto el 11 de octubre de 1961. Estudió la carrera de maestra y dio clases en un colegio católico. Gracias a un amigo de infancia, Toti Giménez, se presentó ante el público y pronto se convirtió en un éxito.

Dejó de ser Miriam para convertirse en Gilda, nombre que había elegido debido a su gran admiración por la película de la actriz Rita Hayworth.  Tanto talento vivía en ella, que para 1996 ya se había convertido en celebridad. Debido a la gran demanda de su público, sus discos fueron oro, platino y doble platino.

El 7 de septiembre de 1996, la cantante encontró la muerte en el kilómetro 129 de la ruta nacional 12, conocida como la “ruta de la muerte”. Un camión embistió de frente el micro en el que se trasladaba junto a su familia y los músicos que la acompañaban. A partir de esa tragedia, la historia de Gilda tomó otro rumbo. La cantante se convirtió en una especie de santa milagrosa. A 20 años de su fallecimiento, son miles los devotos que a diario se acercan a rendirle tributo.