Hay días buenos, en que jugamos con colores, abusamos de formas y nos atrevemos con accesorios alternativos. Hay días malos, en los que no pensamos en ponernos ni un anillo y vestimos lo primero que agarramos del armario – junto a unos anteojos bien grandes, para disfrazar el mal humor. Y en el medio de eso, están los días de pereza: esos que no estamos necesariamente mal, pero no tenemos la energía para hacer una gran producción. Generalmente, esos días son conocidos como lunes.

Al final, esos 30 minutos en que te tomaste para hacer fiaca en la cama antes de salir a las corridas al trabajo, fueron tus enemigos cuando te paraste frente al guardarropa y te preguntaste “¿qué me pongo?”. En los días fríos de invierno te dan ganas de romper todas las reglas de estilo y salir a la calle con 3 mantillas puestas – Lenny Kravitz feelings.

Pero tus problemas se acabaron: hoy te voy a compartir un secreto de amigo. Con mis 7 años trabajando en la moda, he desarrollado fórmulas y combos que me ayudan en los días de bajón. Esos secretos, guardados bajo 7 llaves, los comparto con vos – y te comento que son personales e intransferibles.

Txt. Murilo Brito (@thefancyrebel)


BUZO PARA TODO

La prenda favorita de cualquiera que le guste estar cómodo. El buzo es una opción fácil para estar canchero sin esfuerzo. Variaciones con denim o en look total black, la prenda es una mano amiga en los días que no querés pensar mucho en qué ponerte. Incluso si estás en camino a la ofi o la facu, la prenda es una ayuda: al lado de un pantalón de sastre, el buzo es reconstruido de manera inusitada.

FALDA BLANCA EVERYDAY

Otro combo fácil de combinar es la falda larga + cualquier cosa por arriba: un top, buzo, reme, todo vale. La practicidad está en que este tipo de falda trabaja en el outfit como una pieza comodín (versátil para cualquier look).

PROTAGONISMO FÁCIL

¿Estás por salir y tu vieja te tira “lleva una camperita que va a refrescar” y agarras cualquier cosa para salir más rápido? De esa manera aprendí el truco: outfits básicos son levantados por abrigos con personalidad. La atemporal campera denim, por ejemplo, gana protagonismo fácil con un look total negro. Esa también es una oportunidad de usar esa campera extravagante que has evitado por miedo de parecer “too much”, usando junto al clásico vaqueros + remera.

EL “YA FUE” FASHION

El ya fue fashion es para los especialistas en armar looks perezosos: esas piezas comodín que traen funcionalidad al look y no exigen demasiado tiempo para pensar cómo combinarlas. Mis favoritas son los trajes de color Candy (bien claritos) o crudo en dónde, acompañados por zapatillas blancas y remeras básicas, dan un aire vintage con aroma cult. Así es: lo pones con cualquier cosa, y ¡ya fue! Esas piezas son difíciles de encontrar en tiendas comerciales, pero se consiguen en ferias americanas.