En septiembre se inaugurará en la provincia de Misiones, Argentina, la primera escuela de cine sordo de América Latina. El proyecto busca  generar un canal de accesibilidad para las personas sordas tanto a las películas como al mundo cinematográfico.

Federico Sykes dirigió el Primer Festival Internacional de Cine Sordo, ideado y organizado por personas sordas de toda América Latina. La experiencia que generó este encuentro fue el puntapié para que este año tenga previsto fundar la primera escuela de cine sordo, que estará alojada en Parque del Conocimiento de la ciudad de Posadas, Misiones.

La escuela está pensada para que asistan personas sordas de las provincias aledañas y países limítrofes y, junto con el Festival, tiene por objetivo mostrar a la sociedad qué es el lenguaje de señas y cómo se desarrollan las personas sordas en la comunidad. Será un espacio de encuentro para compartir y difundir las problemáticas de las personas sordas con la idea principal de generar conciencia social y fertilizar el terreno de la inclusión y la accesibilidad.

En una entrevista con Télam y mediante lenguaje de señas Sykes recordó que “el artículo 66 de la Ley de Medios Audiovisuales de Argentina establece que se debe fomentar el material audiovisual accesible para todos, pero hasta el momento faltaba que se fomente el cine sordo. Entonces empecé a pensar en una solución para que los sordos pudieran disfrutarlo”.

Tomando el ejemplo de festivales de cine sordo que se realizan en Inglaterra, Estados Unidos, Alemania y Francia, y basándose en su experiencia como asistente de producción en varios festivales de cine locales, Sykes creó el primer Festival Internacional de Cine Sordo (Ficsor) para “romper las barreras de comunicación que existen entre los sordos y las demás personas”.

Licenciado en Cine en la Universidad de Palermo de Buenos Aires, Sykes sostuvo que “hay un problema grave, como una barrera, que tiene que ver con el tema de la comunicación, porque la gente no conoce la importancia de la lengua de señas. Y en ese sentido creemos que sería muy importante realizar un mayor trabajo de integración entre sordos y escuchas”.

Para Sykes, “la realización del primer festival de cine sordo fue la construcción de la base hacia el futuro, porque en el segundo tendremos nuevos objetivos y veremos si podemos avanzar creando grupos en otras provincias del país para que puedan difundir sus propias problemáticas. El objetivo es mostrar dónde viven y cómo son las comunidades de sordos en cada provincia”.

La iniciativa de crear la primera Escuela de Cine Sordo cuenta con el apoyo del Incaa, el Instituto Audiovisual de Misiones y la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Misiones.

Fuente: Télam