Su esencia es la de ser el notero caradura y astuto que te agarra en la calle, pero ahora conduce ESPN redes. Al igual que en el programa, donde se mezcla el mundo virtual con el televisivo, Juan pisa fuerte en ambos lugares. Desde que abrió su Instagram no sólo potenció su trabajo periodístico, sino que se convirtió en influencer.

Texto. Florencia Garibaldi / Foto. Mariano Michkin


Tu papá, Guillermo Marconi (ex árbitro), fue quien te metió en el mundo del deporte. ¿Pero cómo llegaste al periodismo?

A los medios entré cuando en el programa CQC buscaban un octavo integrante y tenías que mandar un video a modo de casting. Mis amigos y mi hermana me incentivaron a que lo haga. Lo envié, me llamaron y empecé a pasar diferentes etapas. En todo ese proceso me divertí muchísimo y me di cuenta que era eso lo que me gustaba. Finalmente no quedé, pero a las pocas semanas me contactaron de ESPN para ser notero. Justo en el casting había hecho una nota en la cancha de Boca y la vieron. Así entró a mi vida la televisión. Antes había trabajado en radio mucho tiempo como productor y tuve programas pequeños, por ejemplo en una radio partidaria de Independiente.

Tuviste la posibilidad de ir al mundial de Sudáfrica como hincha, ¿es verdad que en ese momento le dijiste a tu hermana que la próxima Copa del Mundo la ibas a cubrir y así fue?

Eso fue tal cual. Estábamos en el Mundial con mi familia y veía a todos los periodistas trabajando con la gente, haciendo las notas de color. Y quería ser yo el que estuviese en ese lugar. Incluso me metía en todas las entrevistas que veía y gritaba atrás cebado. Entonces le dije a mi hermana: “El próximo Mundial lo voy a cubrir como periodista”. Pero fue más deseo que convicción. No pensé que iba a pasar.

Sos el típico periodista de calle, ¿cómo fue el pasaje a estudio con el programa ESPN Redes?

Ya en Pura Química tuve mucha participación, a pesar de ser notero, me daban lugar. Los noteros laburamos un montón y nunca terminás de brillar. La estructura implica que solamente puedas presentar al entrevistado, ser como un mediador. Me jode que nadie rompa con eso. Pero en Pura Química fue todo lo contrario, hasta reemplacé a los conductores cuando faltaban. En Redes arrancó el Chino Darín (actor) a cargo de la conducción y a los dos meses le salieron dos mil películas grosas y se fue. En el transcurso de que buscaban el reemplazo, me hice cargo y fue mi gran oportunidad. Me empezó a salir bien y quedé. Crecimos un montón y ahora tenemos una gran producción.

“Las redes lograron que se acceda a la privacidad de personas famosas que antes ni se sabía que hacían de sus vidas”

Lo interesante es que llevan el mundo de las redes sociales a la televisión y que ninguno de los que participan es un experto férreo en el tema, sino que son usuarios…

En eso fuimos como una especie de pioneros. Las redes ya son un hecho, no se puede esconder, y quisimos llevarlo a la tele. Al principio invitábamos tuiteros y lo que me gusta es que capaz ahora eso es antiguo ya, pero nos vamos reinventando. La idea no era hacerlo técnico o informativo. No soy experto en redes y no tengo idea de si hay una novedad. Me entero como cualquier ciudadano y eso es lo que me parece que está bueno. No es vender pescado podrido.

Te convertiste en una figura pública en las redes. ¿Cómo combinás eso con tu costado periodístico?

Me di cuenta que las cosas iban hacia cierto camino y me pareció bueno tomarlo para mi profesión porque gracias a las redes puedo vender. Está clarísimo que hoy lo digital marca la agenda incluso de la televisión. Me adapté rápido y potencié una cosa con la otra. En mi caso tengo la oportunidad de ser instagramer y a la vez conducir. El periodismo lo ejerzo de manera natural, ni siquiera estudié porque hice Relaciones Públicas, y ahora establezco un punto de encuentro con las redes.

Antes de estar en Instagram creaste un personaje en Twitter. ¿De qué trataba?

Vendía que en el programa iba a hacer clases de “stalkeo” y representaba situaciones hipotéticas pero que en verdad eran reales. Por ejemplo, ella pone un tema y vos se lo completás. Es como que se están hablando y “stalkeándose” a la vez. Siento que fui el primer notero descontracturado. Como cuando me metía en los vestuarios y mostraba otra cosa. Lo cual no es fácil, porque tenés que lograr agarrar un jugador de fútbol y sacarle algo bueno. Cuando ganan está todo bien, pero si pierden no se van a prender a hacer nada gracioso. Igual ahora se animan más ellos. Las redes lograron que se acceda a la privacidad de personas famosas que antes ni se sabía que hacían de sus vidas.  

“Siendo influenciador tenés un poder sobre otro, pero hay que tener los pies sobre la tierra y no creérsela porque son momentos”

Justamente se acortó esa distancia entre las personas y los famosos…

Sí, eran inalcanzables, ahora accedés a ellos a diario. Y también los famosos quieren mostrar todo. Entonces se unieron las dos cosas: el que quiere hacerse ver y el anónimo que quiere ver.

¿Qué pasó con tus ganas de dedicarte a la actuación?

Todos tenemos inseguridades y más con algo que te gustaría hacer y no sabés si sos bueno. Es un desafío en el que quiero meterme. Pero no tengo ganas de ir a 25 clases de teatro, sino llevar lo que hago en el programa a la actuación. Creo que funcionaría. No sé si se dará, pero me generaría cagazo y por eso me interesa. Quiero hacer el ridículo (risas).

¿Qué es para vos ser influencer?

No es algo que creo que soy, sino que me consideran. Es divertido y al mismo tiempo hay que ser responsable. Porque de pronto te están siguiendo niños y si yo te aconsejo algo malo o no políticamente correcto, y ellos lo absorben. Lo mismo si te vendo todo el tiempo que estoy de joda, que aunque salga, no me interesa emitir un mensaje de que hagan eso. También hay que tener los pies sobre la tierra y no creérsela porque son momentos. Obvio que hay que tratar de prolongarlo lo más posible. Ya siendo influenciador tenés un poder sobre otro que es real.

 


Las mejores caras de Juan según WATT


ALGUNAS CORTITAS

1. ¿Cuáles son las claves del éxito en Instagram?

Ser real y creíble. Si tenés mucha repercusión y alcanzás dos millones de seguidores, debés hacer algo copado.

2. ¿Por qué las marcas buscan influencers?

Porque es barato y les sale muchísimo menos que publicitar en medios. Además tienen las métricas para saber a quiénes llegó y cuánto alcance tuvo. No necesitan investigación de mercado.

3. ¿Cómo es tu selección de contenido?

Ahora me puse más estético y publico fotos cuidadas. Subo una o dos por día y me fijo los horarios en los que hay más tráfico.