Es una de las referentes argentinas de make up en Instagram y es embajadora de Maybelline. Los tutoriales que hace son tan virales que su cara está por todos lados. Además, la convocan de diferentes marcas de ropa para que protagonice producciones. es amante de los animales y desde su lugar lucha contra el maltrato.   

Texto. Florencia Garibaldi / Foto. Mariano Michkin


¿Por qué dejaste de ser modelo para maquillar?

La forma en la que me metí en el ambiente de la moda fue a través una agencia que me vio cuando tenía 16 años. Obviamente antes de empezar a tatuarme. Hice un montón de trabajos y viajé por todos lados. En ese camino, generé una gran cantidad de contactos. Como no me hallaba modelando, a los 20 estudié Gestión de Medios y Entretenimiento en la UADE, pero no me quería dedicar a eso. Hice también Organización de Eventos en la UP y tampoco me gustó. Toda la vida me fascinó el make up, cada vez que viajaba me traía un montón de cosas. Mi vieja me propuso que estudie maquillaje y me re copé, hice infinidades de cursos. Con tantos contactos fue fácil arrancar.

¿Cuándo pasaste de lo real a las redes sociales?

Tuve mucha suerte y logré que me llamen para trabajar. Lo que me pasó en las redes no fue intencional. Abrí Instagram y de pronto empecé a tener muchísimo seguidores. Lo que pasa es que soy una mezcla de cosas. Primero me empezaron a seguir por el tema de los animales, que los rescataba y los tenía en tránsito. Después empecé a tatuar y también  me seguían por eso. Con el maquillaje por ejemplo, me tocaba trabajar con Oriana Sabatini y llegaban a mí todas sus fans. Fue un rejunte. Y cuando me convertí en influencer, si bien dejé de modelar, empecé a participar en campañas. Me llaman como “Cookie Make Up” para hacer una producción y es diferente, así lo disfruto. Aparezco yo, con el cuerpo que tengo y con mis talles, me quieren a mí.

“Ahora me llaman como ‘Cookie Make Up’ para hacer una producción, no como modelo. Aparezco con el cuerpo que tengo, me quieren a mí”

Además te auto maquillás y esa es una de las cosas que más éxito tiene…

En realidad lo que siempre me gustó fue maquillarme a mí misma. Un día se lo ofrecí a alguien que me llamó para hacer unas fotos y le dije que era maquilladora y peinadora, que si quería ya iba preparada. Al cliente le ahorra dos personas y yo me hago lo que me queda bien. Lo primero que puse en Instagram eran selfies maquillada. Gracias a eso me contactaron de marcas de cosmética y arranqué a generarles contenido por canje. Después, en todo este camino llegué a Maybelline, con quienes tengo exclusividad y soy embajadora. Con ellos hacemos tutoriales en video que están circulando por todos lados, que si bien afuera estaban de moda, en Argentina no los hacía nadie. Venía pensando en hacerlos, pero lo dilataba porque implican un despliegue que a mí sola se me complicaba. Cuando Maybelline me dio la posibilidad de filmarlos ellos pero yo también usarlos, fue buenísimo. Antes grababa con mi celular en cámara rápida y si no tengo calidad la competencia es tanta que te quedás atrás. 

¿Sos exigente a la hora de subir material?

Sí, está todo pensado. Si tengo que subir una foto de una de las marcas que me visten, me pongo todavía más exigente aunque no parezca. A veces la gente que entra piensa que estás boludeando todo el día y no. No voy a publicar ningún look por obligación si la foto no me encanta. Así soy con el resto de las cosas.

Al trabajar con maquillaje tenés que ser muy responsable acerca de qué productos recomendás. ¿Probás todo previamente?

Lo que subo es porque lo consumo realmente y lo recomiendo. Al momento de comunicar algo trato de fijarme bien cómo armo el contenido y explicarlo. Es fundamental eso. Jamás promocionaría algo que no me parece que sea recomendable.

“Lo que subo es porque lo consumo realmente y lo recomiendo. Al momento de comunicar algo trato de fijarme bien cómo armo el contenido”

Siempre remarcás que sos vegetariana. ¿Qué cuidados tomás al respecto en relación al testeo en animales en la cosmética?

Desde mi lugar, trato de consumir la menor cantidad de cosas que tengan relación con el maltrato animal. No sólo con la comida, sino que por ejemplo prefiero usar una campera de cuelo ecológico antes que una de cuero verdadero. Al mismo tiempo, no soy hipócrita porque no soy vegana. Aunque subo mucha información al respecto, recomiendo locales veganos y me gusta ayudar con la causa. Del lado del make up, me llegan muchísimas consultas de eso y no les voy a mentir. Les digo que tal producto lo usé y que no sé si testean en animales. Luego hay cosas de las que sí estoy segura que no testean. Si te ponés a buscar en Internet, una página te dice que tal marca prueba y en otra que no. Es muy complicado de saber.

 


Nuestros post elegidos de Cookie


ALGUNAS CORTITAS

1. ¿Cuáles son las claves del éxito en Instagram?

Más allá de que todo mi contenido esté muy pensado, me muestro como soy. Eso humaniza más.

2. ¿Cómo es el feedback con tus seguidores?

Me tomo el tiempo de contestar los mensajes uno por uno de forma personalizada.

3. ¿Tenés una metodología para postear?

Subo una foto por día y el horario que mejor me funciona es entre las 10 y las 11 de la noche.