Supo tener voz en tiempos en donde las mujeres no opinaban. Se caracterizó por romper con estereotipos y cambiar la visión de las mujeres de esa época. La pintora Frida Kahlo hizo de su arte una revolución y un gran aporte a la igualdad de genero.

Aunque Frida gozó en vida del reconocimiento de destacados artistas como Picasso y Marcel Duchamp, su popularidad en el mundo nace a partir de los años 70 cuando se inaugura una exposición que viaja por Europa con obras de ella y Tina Modotti. A partir de ahí la figura de la artista comienza a tomar fuerza y a ser utilizada como símbolo para el feminismo.

Fue una mujer con ideas políticas revolucionarias para su epoca. Militó en el Partido Comunista e incluso pensó en dedicar toda su vida a ser una activista de esta corriente política. Defendió causas de indígenas en México y como parte de su sentimiento nacional, recuperó en su obra símbolos y tradiciones de México.

Frida es símbolo de lucha. La mayor parte de su vida sufrió de un dolor como consecuencia de una enfermedad que padeció (fibromialgia). Incluso postrada en la cama siguió pintando y desplegando arte.

Se cumplen 109 años de su nacimiento y su influencia en la ideología de la mujer contemporánea sigue intacto. Se caracterizó por quebrar con la imagen de una mujer sumisa sin opinión que predominaba en ese tiempo. Hablaba de temas tabú como el aborto y la libertad sexual.

Otro tema destacado es su forma de vestir: muchos collares y accesorios inspirados en el folclore mexicano. Incluso en la actualidad, elementos como la corona de flores y la ropa bordada han adquirido especial popularidad en el mundo de la moda.

Sin duda Frida Kahlo se ha convertido en uno de los símbolos de la cultura popular mexicana del siglo XX. Al final, su historia, sus logros, sus luchas y sus pasiones están plasmados en su trabajo, que perdurará por generaciones.