Ayer se estrenó All Inclusive la película que protagoniza Julieta Zylberberg junto a Alan Sabbagh. Una comedia romántica que cuenta la historia de una pareja  que se va de vacaciones a Brasil: a simple vista es el plan ideal, pero no todo es lo que parece ni lo que esperan. La consagrada actriz charló en exclusiva con nosotros y hablo del film, de su relación con Alan (juntos interpretaron a otra pareja en la película El rey del Once) y de los proyectos que vienen a futuro.

texto. Stephanie Peuscovich / @stephiepeusco


La cita es en un hotel de Palermo que en el lobby tiene un gran ventanal para poder ver un hermoso jardín. Julieta está sentada en una silla con la espalda encorvada. El top y la falda blanca resaltan los labios rubi que acompañan también el color de los stilettos y completan el look femme fatal. Quince mínutos después, Julieta abandona los stilettos, se para y queda descalza: así comienza la entrevista.

 

¿Qué fue lo que te atrajo del guión y te motivó a participar en All Inclusive?

De movida me pareció un proyecto soñado. Me encanta lo que hacen los directores, me encanta el elenco porque directamente son mis amigos. Y además es una comedia romántica que me encanta y está filmada en el paraíso.  


La película está grabada en Brasil y también acá, ¿es más complejo tener que trasladarse a otro país para grabar?

Fue súper cortito igual. Siempre los actores estamos en una burbuja, el resto de las personas están corriendo porque todo es un caos y nosotros de joda, actuando, chochos en un lugar hermoso. En general siempre están más tensionados los productores y los directores porque resuelven y apagan incendios permanentemente. Pero nosotros actuamos regios y tomamos cervecita después de la filmación. Obvio que movilizarse es un tema, más cuando tenés hijos. Pero fueron 12 días y se puede coordinar. El lugar es muy hermoso y se ve en la película, es como muy impactante el escenario. Un placer filmar ahí.

 

Con Alan Sabbagh compartieron rodaje en El rey del Once, ¿Cómo fue volver a trabajar en una película juntos?

Un lujo, lo amo, es lo más del mundo. Nos entendemos sin necesidad de dejar nada en claro. Todo fluye facilísimo, es un actorazo, un compañero y un amigo hermoso. Es lo más, sabe todo de mi vida. Para mí es como un psicólogo y un fotógrafo también (se ríe). Me sacaba muy buenas fotos en Brasil, le decíamos “Machadito”.



El mensaje de All Inclusive es una parodia sobre los viajes para salvar una pareja. ¿Te sentís identificada con la historia?


Me parece que lo bueno del mensaje y de pensar así el amor es que está bueno que nunca esté todo como un contrato y chau. Está en movimiento, me parece que es importante que una pareja esté en movimiento. No por lo que haga o deje de hacer, eso depende de cada pareja, pero el amor no está asegurado nunca. Y creo que eso es lo que justamente lo mantiene vivo.

¿Cuáles son los proyectos que vienen para el futuro?

¿De trabajo?, porque en mi vida estoy pensando irme a Villa Gesell a montar un barcito (risas). Estoy haciendo la segunda temporada de Jardín de Bronce que se va a estrenar el año que viene, no sé bien cuándo. Además, el 1 de noviembre estreno Aire que es otra película que hice el año pasado dirigida por Arturo Castro Godoy, una ópera prima santafesina. Y para el año que viene, no sé bien todavía. Estoy medio desorganizada