Dustin Luke Cobró popularidad imitando el acento argentino en sus videos de YouTube. Tan veloz fue su conexión con la gente que dejó Nueva York para instalarse en Buenos Aires. Creó su propio negocio, lanzó su libro, pasó por la televisión y ahora tendrá su propio programa de viajes.

Texto. Mauro Albornoz / Foto. Pachanga


Desde aquel primer video que subiste hace cuatro años en el que imitabas a los argentinos, al presente, ¿cambió tu mirada de la Argentina?

No. Sigo pensando lo mismo. Me encanta este país. Lo que sí es que antes tenía una vida distinta acá, manejaba un tour de bares. Ahora estoy viajando mucho y trabajando con los videos.

¿De dónde sacaste la impronta que le pones a cada uno?

Me sale de adentro porque amo a la Argentina. Nunca fui actor pero me di cuenta cómo hablan los argentinos y quise imitarlos. Creo que para ser un buen actor tenés que ser parte de la creación del personaje.

Y en tus videos sumaste a Nihill, un amigo norteamericano, ¿cómo se te ocurrió incorporarlo?

Cuando lo conocí me pareció una persona única. Por más que la gente se burlaba de él, le chupaba un huevo. Cuando vivía en Estados Unidos empecé a trabajar en un bar y él era el cocinero. Tenía una forma de ser muy graciosa. Entonces un día me imaginé un video: un yanqui explicando dichos argentinos a otro yanqui. El chabón tenía una vida súper común y lo cambié totalmente. Se sumó a los videos pero sigue sin hablar nada de castellano (risas).

Ahora que ya captaste el acento argentino, ¿buscás perfeccionarlo aún más?

Sí. El subjuntivo en castellano no existe en inglés, por lo que hablo mal todo el tiempo. Me choca y no me gusta. Aunque la gente me dice que no tengo que hablar perfectamente.

Lanzaste tu libro “Bien Argentino”. ¿Por qué elegiste este proyecto en papel siendo lo digital tu mayor fuerte?

Porque era algo especial que fuese un producto mío. Tener un libro siempre fue mi meta. Nadie que conozca tiene uno y me pareció algo buenísimo contar cómo llegué al país, las cosas que aprendí, los gestos que incorporé. Igual estoy subiendo parte del libro como videos a mi cuenta de YouTube.

Por otro lado, participaste en el noticiero Telenoche con un segmento de recorrida de viajes ¿Cómo fue esa experiencia?

En realidad vine a Argentina para lanzar mi propio proyecto de recorrida de viajes por el país. Cuando hicimos un piloto, justo me llamó Canal 13 y me dijeron que querían que lo haga con ellos. Éramos dos yanquis sueltos por Argentina. Por ejemplo, me pareció muy raro comer choclo en la playa. Nunca había visto algo así. Lo que me encantó fue pescar centolla. Ahí, en el fin del mundo, en Ushuaia. Nos trasladamos en una lanchita. Esa palabra me suena rara (se ríe). Fuimos con un pescador y agarramos un cangrejo enorme. A los treinta minutos estábamos comiéndolo. Fue una experiencia única.

¿Cuál es tu próximo desafío?

Me encanta viajar. El sueño del pibe sería tener una casa acá y otra en Estados Unidos. Como mi trabajo es por internet puedo subir los videos desde donde sea. Mi próxima meta es hacer un programa de viajes por Latinoamérica. Estoy trabajando en eso, para fin de año voy a pegar un par de viajes. Creo que en el futuro voy a ser un ciudadano del mundo.