ALEXANDRE PAOUNOV, CONOCIDO COMO POPOF, ES UNO DE LOS DJS CON MÁS CONVOCATORIA DEL MUNDO. DE ORIGEN FRANCÉS, ARRANCÓ A TOCAR EN 1996 Y CIMENTÓ LOS PILARES DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA UNDERGROUND EN SU PAÍS. CREÓ SU PROPIO SELLO Y ARRANCÓ UN CAMINO QUE LO LLEVÓ A FORMAR PARTE DE LAS MEJORES FIESTAS.

Texto. Florencia Garibaldi


En 1996 organizabas raves prohibidas junto al colectivo Heretik System, ¿qué tenían de particular esos eventos?

Con Heretik las cosas eran simples, teníamos una forma de manejarlas y era siempre la misma. Se repartían flyers unas semanas antes del evento, en lugares como tiendas de vinilos o en la calle. La gente iba corriendo la voz y así se juntaban multitudes. Cada flyer tenía un número de teléfono. Había una línea de información, a la cual tenían que llamar diez minutos antes para saber la dirección. Así lográbamos discreción al respecto, pero incrementaba la “manija”, como dirían ustedes (risas). En las fiestas, al principio, no eran de más de 500 personas. Luego, con el tiempo nos fuimos haciendo más conocidos y llegaron a ser diez mil. Siempre fueron gratis, con excepción de algunas en las que tuvimos que alquilar espacios por la cantidad de convocatoria.

¿Cómo vivían la batalla con las autoridades y la policía? ¿Es verdad que una vez les quemaron los discos?

Era difícil, ya que lo que hacíamos era ilegal. Intentábamos que no nos encuentren y casi siempre lo lograban. Más allá de eso, la fiesta seguía como podía. Ellos intentaban sacarnos tirando gas, empujándonos o incluso peleando con nosotros. En muchas ocasiones, se llevaban nuestros discos y equipos de sonido para lograr que no pudiésemos hacer nuestra próxima fiesta, pero nunca pudieron pararnos. Nos las arreglábamos para encontrar todo lo necesario. A algunos se los llevaban a la comisaría y pasaban la noche ahí. No sucedió más que eso.

“Nunca me interesó especular qué podría ser efectivo o replicar los sonidos de moda del momento. Creo música de acuerdo a mi estado de ánimo, es todo muy instintivo, es mi ADN”

¿Por qué cuándo decidiste empezar la carrera en solitario modificaste tu estilo?

Pude haber ido a lo seguro y complacer a mis fans. En cambio, alteré radicalmente mi sonido. Simplemente porque quería ser diferente al resto, probar cosas nuevas. En ese sentido, el año pasado publiqué Love Somebody, mi primer álbum para Hot Creations. Es un disco bastante cercano al house y con vocales en casi todas las canciones. Una vez más, fue un viraje rotundo respecto a lo que venía haciendo. Me preguntaron incontables veces por qué lo había hecho, mi respuesta fue siempre la misma: el cambio no se dio por ninguna razón en especial. Nunca me interesó especular qué podría ser efectivo o replicar los sonidos de moda del momento. Creo música de acuerdo a mi estado de ánimo, es todo muy instintivo pero es así, es mi ADN.

¿Cómo definirías hoy tu estilo?

Estoy haciendo una mezcla de house, minimal y techno. Creo que nunca me conforme simplemente con un estilo. Me gusta de todo y quiero tanto escuchar como crear distintos géneros, para no perder la costumbre, y tener más variedad de público.

Sos productor y dueño de varios sellos, ¿qué buscás a la hora de producir a otro?

Me gusta trabajar con gente que recién empieza o que no son conocidos. Quiero lograr que su música se difunda y se disfrute, ayudarlos como me hubiese gustado que lo hagan conmigo. No es fácil empezar una carrera de DJ, no somos los únicos y siempre hay que aceptar toda la ayuda posible. Trabajo con gente que produce todo tipo de electrónica, desde techno hasta minimal. Son muy talentosos en verdad y en mis sets paso su música. Al público siempre le gusta. Quiero darles una mano para compartir lo que hacen con el mundo.

“Argentina es uno de mis países preferidos, de no ser por mi familia ya estaría viviendo allí. Siempre que voy me reciben muy bien. Me hacen sentir uno de ustedes”

¿Qué pensás acerca de las muertes que suceden en las fiestas? Como por ejemplo, lo que pasó en la Time Warp en Argentina con cinco fallecidos y varios afectados.

Los seres humanos somos muy apasionados, tanto que por momentos perdemos la noción de lo que está bien y lo que está mal. Ocurrieron muchas tragedias debido al consumo de estupefacientes de una forma brutal. Es triste, porque como consecuencia de estos hechos, la gente apunta sus dedos hacia la electrónica. Duele mucho que algo tan lindo como salir a escuchar música y bailar con amigos, termine en desgracia. Desearía que la gente fuese más consiente al respecto, y pudiese disfrutar de una forma más natural.

¿Qué se podría hacer para evitar que ocurran tragedias?

El cambio está en uno y hay mucha gente que necesita saber más al respecto de lo que consume. Se requiere más información. Pero como esto no es posible, las fiestas electrónicas deberían estar capacitadas. Como por ejemplo, contando con la cantidad necesaria de agua, ambulancias y médicos. Podrían también dar más información con respecto a las drogas, así como en las cajas de cigarrillos se ven los efectos del consumo en fotos. Si ya sabemos que no podemos evitar el consumo de drogas, entonces evitemos las tragedias.

Estás tocando mucho en Argentina, ¿cómo vivís esas fiestas y cómo es tu relación con el público?

Argentina es uno de mis países preferidos, de no ser por mi familia ya estaría viviendo allí. Siempre que voy me reciben muy bien, me han ido a buscar al hotel por fotos. ¡No sé cómo me encuentran! Es un placer tocar para su público, dispuestos a bailar toda la noche, no importa cuánto dure. Recibo más halagos de los que pueda contar y muchos abrazos. Son un país muy cariñoso. Me hacen sentir uno de ustedes. Disfruto mucho de tocar allí, es por eso que el año pasado tuve tantas fechas. Volveré pronto, lleno de energía para hacerlos bailar sin parar.