Trabajó como mago pero su verdadero poder lo encontró en los medios. Demostró que su apellido no tenía por qué ser un privilegio y hoy es unas de las revelaciones en el mundo del periodismo argentino.

Texto. Mauro Albornoz  / Foto. Monstruo Estudio


Empezaste a trabajar como periodista a los 20 años en la Revista Noticias. ¿Qué recuerdos tenés de esa época de tu vida?

Me encanta el mundo gráfico. Es donde está el periodismo más puro. La maquinaria que construye la noticia. Aún hoy a pesar de Internet y las redes sociales, es lo que sigue marcando la agenda en la televisión. Sigue teniendo ese peso de la contundencia y la credibilidad. Además, fue un consejo de mi viejo que empiece por la gráfica. Te ayuda a ordenar el pensamiento y las ideas.

el programa de tu papá (alfredo leuco) lo levantaron durante el gobierno de Menem y Kirchner. ¿Marcaron tu línea editorial estos episodios?

Mi viejo siempre tuvo una mirada crítica a los gobiernos. Creo que es la mejor manera y la más honesta pero a la vez más difícil. Lo vi laburar en la época de Menem, la de De La Rúa y hasta me contó de peleas con Alfonsín. El laburo de periodista es marcar aquello que no está bien y eso a veces molesta. Siempre con convicción.

“El laburo de periodista es marcar aquello que no está bien y a eso a veces molesta. Siempre con convicción”

Trabajas en radio Mitre, en televisión en El Diario de Mariana y en TN. ¿Cómo vivís atravesar el éter constantemente?

La verdad estoy bastante acostumbrado. Por un lado, es cansador pero lo disfruto mucho. Me da un inmenso placer estar al aire. Lo tomo como un ejercicio. Cuando llego a El Diario de Mariana tengo cuatro horas de radio previas entonces estoy con los temas super tratados y masticados.

Ese programa te llevó a tener mayor popularidad…

Sí, fue muy lindo porque fue mi primer programa en televisión y Mariana Fabbiani es muy generosa. Siempre me dio lugar y tuve mucha suerte de tener una oportunidad así en mi carrera.

Y en la radio reemplazaste a Jorge Lanata ¿Sentiste alguna presión al hacerlo?

Trato de no pensarlo así. Jorge es también muy generoso. Más explosivo pero me dio esa confianza que es fundamental para el periodista. Siempre le agradezco la oportunidad porque me hace sentir muy cómodo.

Estudiaste para ser chef, mago y actor. ¿Tuviste una etapa de encontrar tu profesión?

Soy muy curioso. Me gusta aprender constantemente y creo que todo está relacionado con lo que tiene que ver con la expresión. El teatro, la cocina y la magia tienen que ver con contar cosas de diferentes maneras. Me gusta la idea de comunicar y expresar.

Dijiste en una entrevista que la moto es tu cable a tierra, ¿a qué se lo atribuís?

Soy un apasionado. Es un mundo que conocí hace cinco años y me cambió la manera de pensar. Para mí es poesía, es terapia y una cultura que te da libertad. Es un momento para encontrarme conmigo mismo.