¿Viajás a Italia? No dejes de incluir en tu itinerario al destino más romántico del país. Viajamos con WATT a la ciudad del amor y te contamos nuestros imperdibles para que no te pierdas de nada, con presupuesto low cost y aprovechando el día al máximo.

Texto. Agustina Nasuti


Comenzamos el día con un tour gratuito a pie, tocando los spots más importantes de la ciudad. El punto de encuentro fue la Arena Di Verona, una de las construcciones más antiguas de la ciudad. Tiene más de 2000 años, data del mismo período que el Coliseo y tenía el mismo propósito y utilidad. A diferencia del romano, se sigue utilizando hoy en día como escenario de espectáculos y conciertos musicales. Tiene capacidad para 30 mil personas y antiguamente estaba fuera de las murallas de la ciudad para que los espectáculos y peleas de gladiadores no generen disturbios en la vida cotidiana. Es, sin duda, uno de los imperdibles de la ciudad y resulta increíble que siga en pie después de tantos siglos y tanta historia transcurrida.

VERONA BY WATT

Atravesando el Castelvecchio, la antigua fortaleza defensiva, llegamos al Ponte Scaligero desde donde encontramos unas vistas hermosas de ambos lados de la ciudad. Se puede subir hasta la cima de sus torres para contemplar el Río Adigio y todas las construcciones típicas de una “città italiana”: un spot muy instagrameable.

VERONA BY WATT

Antes de continuar, hicimos una parada técnica en la que dicen ser la mejor pizza de Verona: Il Leone Da Ciro. Es una pizzería que data del 1924, aunque con receta napolitana, se lleva el mejor puesto de la ciudad. Hay para todos los gustos y obviamente, como en el resto del país, se come una pizza entera por persona y sólo por cinco euros. La pedimos para llevar e hicimos un pic-nic en la Piazza Delle Erbe, situada en lo que era el antiguo Foro Romano. Sus edificios y monumentos conservan un ambiente medieval que te trasladan en el tiempo y está llena de puestos y bares para tomar algo.

VERONA BY WATT

VERONA BY WATT

Al llegar al sitio más turístico de la ciudad, la Casa de Giulietta, donde se sitúa la leyenda de Romeo y Julieta, encontramos el famosísimo balcón, lugar donde se desarrolla una de las escenas más conocidas de la obra de William Shakespeare. A pesar de no ser un hecho verídico, la realidad se mezcla con la fantasía y miles de turistas llegan cada año para ver la casa donde se desarrolló una de las historias de amor más famosas del mundo. ¡Las paredes están llenas de mensajes de amor y la leyenda dice que tocarle un pecho a Giulietta trae buena suerte!

VERONA BY WATT

Para terminar el día, subimos al Castel San Pietro para ver el atardecer y tener una de las mejores vistas de Verona. Se ubica en la colina más alta y se puede apreciar toda la ciudad, sus puentes, sus torres y cúpulas. Al bajar el sol, las luces comienzan a encenderse y todo se convierte en una postal.

Como dijo Romeo, “No hay mundo sin paredes de Verona”, así que no dejes de visitar este Patrimonio de la Humanidad, que sin dudas, te va a enamorar. 

VERONA BY WATT

VERONA BY WATT