El intérprete de James, uno de los presos más picantes de la cárcel San Onofre de El Marginal, llegó al país para quedarse: su estadía iba a durar 4 meses pero ya lleva 8 años radicado en Buenos Aires y su carrera sigue creciendo. Y crece tanto que el año que viene protagonizará junto a Gerardo Romano la película Una tumba para tres y Formará parte de El Marginal 3.

 

Texto. Stephanie Peuscovich @stehpiepeusco / Foto. Mariano Michkin @marianomichkin / 

Ilustración. Katherine Dossmann @k2man


 

RUBRO: actor

ELEGIDO POR: destacarse en el marginal, ¡y por su tonada!

    DANIEL PACHECO

¿Por qué decidiste vivir en Argentina?

En cierto momento me encontré con un estilo de vida que no me gustaba porque era muy sistemático y cronológico. Entonces dije “no quiero más esto” y ahí aposté por la actuación. Pero no sabía que en Argentina había tan buena calidad de escuelas y técnicas de teatro, hasta que me encontré con pelis que me gustaron y me resultaron muy similares al cine francés e italiano. Como tenía dinero ahorrado, vendí un par de cosas, metí todo en la casa de mis viejos y me vine a hacer un curso de actuación de 4 meses. Pero cuando llegué se había aplazado porque el profesor estaba haciendo una película. Solo me quedaba volver y en eso empecé un taller de teatro. Posteriormente conocí a la mamá de Leonardo Sbaraglia, Roxana Randón y realicé otro taller más. Y cuando me iba a volver empecé a estudiar con Marcelo Cosentino con una técnica completamente nueva. Me pareció muy interesante y pensé en quedarme 6 meses más y justo me salió una participación en un documental para Discovery Channel y después un proyecto para Moviecity Centroamérica. Y desde ahí no paré, por eso decidí quedarme.

¿A qué te dedicabas en Colombia?

Hice cosas de actuación pero muy básicas. Precisamente me vine a la Argentina para afianzar ese deseo que tenía por actuar. Veía una película y siempre reparaba en las actuaciones, los tiempos, la dirección o la iluminación. Pero estudiaba Ingeniería Industrial y para pagarme la carrera trabajaba en gastronomía.

DANIEL PACHECO

¿Cómo llegaste a el marginal?

Por un casting. Anteriormente me convocaban mucho para hablar en colombiano o en neutro, entonces un profesor me dijo que tenía que cambiar y aprender a hacer de argentino porque de lo contrario iba a quedar encasillado. Me preparé con una foniatra y fue dificil pero le agarré la mano. Cuando me llamaron para El Marginal, que iba a llamarse Crónicas Tumberas, fue la primera vez que me convocaron para hacer de argentino. Pero se me ocurrió que era interesante que un extranjero esté preso y cuando me presenté al casting me la jugué y preparé ambas versiones. Empecé la escena en argentino y de repente dijeron “corte” porque se había dañado un micrófono. Cuando estábamos por volver, propuse hacer lo que quedaba como colombiano y a uno de los tipos que hacía el casting no le gustó nada pero al otro sí y me dijo: “hacelo bien en colombiano, que no te entendamos una mierda”. Al mes y medio me llamaron para decirme que Sebastián Ortega había visto mi casting y quedé automáticamente.

“Me encontré con un estilo de vida que no me gustaba porque era muy sistemático y cronológico. Entonces dije ‘no quiero más esto’ y ahí aposté por la actuación.”

¿Interpretar a James te generó más empatía con la población carcelaria?

Sí, en la preparación que hice para hacer mi personaje trate de buscar muchas situaciones que me acercaran a vivenciar de alguna manera lo que significa estar preso. Una amiga abogada intentó organizarme una cita con una persona privada de su libertad en la cárcel de Devoto y no se pudo. Pero en dos ocasiones fuí a los alrededores, sobretodo a las confiterías de al lado y es una sensación heavy. Está la familia preparándose, gente como muy curtida y también gente que hace muy poco tiene un familiar preso. Además, nosotros grabamos la serie en una cárcel real y más allá de que está abandonada, tiene muchas cosas que develan situaciones límites: poemas y escritos en las paredes, fotos. Te hace pensar sobre lo feo que es que alguien esté encerrado y privado de tantas cosas. Con una vida afuera y un entorno que lo está esperando.

Respecto de los discursos xenófobos por parte de algunos políticos, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Al principio me afectaba un poco porque de alguna manera sigo sintiendo que soy un invitado, que alguien me invitó al living de su casa. Pero el mundo es cada vez más global, sobretodo con las redes sociales que podés estar acá y también en otro lado. Además viajar es mucho más fácil. Ahora lo tomo mejor pero antes era más incómodo.

DANIEL PACHECO


Make up: Melisa Di Benedetto / Agradecimientos: Ay Not Dead, Levi´s