Con el empoderamiento de las mujeres, los temas tabú se transformaron en temas de charla no solo en la intimidad de la amistad, sino también en sociedad. Andrés, la regla o “estar en esos días” pasó a llamarse por su nombre y ahora es menstruación. Y como el ciclo ya se puede contar con palabras, la experiencia también. Atrás quedaron las ideas de intentar ocultar lo que ocurre, a costa de mayor sufrimiento, sino que ahora se intenta encontrar el mejor método que se adapte a cada mujer.

La copa menstrual que hace poco tiempo llegó como una opción más ecológica, menos nociva y más económica es una de las nuevas alternativas, frente a los convencionales tampones. Desde WATT te contamos cuáles son sus beneficios, cómo usarla y por qué te ayuda a descubrir tu cuerpo.

Cuando utilices la copa por primera vez, el contacto con tu vagina será muy distinto al que se tiene a la hora de usar un tampón. Primero, porque mientras que los últimos se tiran, la copa se reutiliza. Por eso es importante que cuando la “cambies” que en realidad es limpiarla, el baño tenga un lugar para poder higienizar la copa. Lo segundo es que estés relajada tanto para colocarla como para sacarla, lo mejor es ponerte en posición como para poder hacer pis.

Colocación

Primero hay que esterilizar la copa: se hierve durante 10 minutos y el proceso se repite con cada nueva período.

Para colocarla hay que presionar un lateral de la copa y doblarla en forma de C. Una vez dentro vuelve a su forma natural, y tenés se puede chequear al pasar los dedos por el borde.

Tamaño

El tamaño varía de acuerdo con la maternidad, si tuviste un parto, es el tamaño más grande y sino el más pequeño. En la Argentina son las únicas dos tallas disponibles.

Duración


El tiempo máximo son 12 horas, aunque no hay contraindicaciones si se la lleva por más tiempo. Todo depende de la cantidad de flujo.


Extracción


No se debe tirar del rabito, como ocurre con el hilo del tampón. Hay que usar los dedos para poder agarrar la parte de abajo de la copa. Lo mejor es primero introducir un dedo y sacarle el aire. Es importante estar relajada. Y tener siempre las manos limpias.


Las copas tienen un precio aproximado de entre 400 y 500 pesos. Y pueden durar hasta 10 años, además el material no arroja desechos dentro de tu organismo y no hay residuos que contaminen el medio ambiente. Otro dato, no genera olor, como si ocurre con las toallitas o tampones. Son materiales externos que al entrar en contacto con la sangre y la transpiración producen mal olor. La copa es super higienica. Además, su uso hace que conozcas mejor tu vagina y tu período y te permite entrar en contacto con la menstruación, que a pesar de que ocurre mensualmente, nunca se habla en profundidad de lo que sucede.