Después de su exposición pública, la casa de subastas Sotheby comenzó a vender la mayor parte de las obras pertenecía a David Bowie , de acuerdo con los deseos del cantante. La colección es tan ecléctica como su antiguo propietario e incluye esculturas contemporáneas, objetos de diseño y pinturas increíbles.