Agustina Cherri: “Me encanta haber podido salir de tanto drama”

AGUSTINA CHERRI ES UNA DE LAS ACTRICES MÁS CONOCIDAS DE LA TELEVISIÓN PORQUE SU CARA SE DESTACA EN LA PANTALLA DESDE QUE ERA UNA NIÑA. PARTICIPÓ DE LA MAYORÍA DE LAS TIRAS EXITOSAS DEL PAÍS Y SUS PERSONAJES IMPACTARON TANTO QUE SIEMPRE SON RECORDADOS. HOY, SE ENFRENTA AL DESAFÍO DEL GRAN PROTAGÓNICO DE SU VIDA Y DE LA VUELTA A TELEFE EN FANNY LA FAN. 

Texto. Florencia Garibaldi / Foto. Mariano Michkin


Luego de ser mamá, Agustina tomó la decisión de alejarse del brillo televisivo por cuatro años. Pero en todo ese tiempo no pararon de lloverle propuestas. Así como ella extrañaba actuar, el público estaba ansioso por volver a verla. Y el retorno lo hizo con todo. Apareció totalmente renovada con el pelo corto y un cuerpo increíble, producto de su cambio de alimentación hacia una dieta vegetariana. Sin embargo, a pesar del paso del tiempo, aún mantiene esa cara aniñada y dulce que la caracteriza. Gracias a eso, consiguió su rol como Fanny, en la nueva producción de Underground, en la que le pidieron que regresara al cabello largo.      

Cobraste muchísima masividad con ¡Grande, Pá!, algo único en la carrera de un actor, porque siendo una niña ya eras muy famosa…

Sí, incluso firmé un contrato de exclusividad con Telefe durante mucho tiempo porque mi personaje había pegado. Me pasó a los dos años de arrancar a actuar y fue la explosión de lo masivo. No podía caminar por la calle porque se paraba el país. Crecí en Telefe y ahí pasó Chiquititas, Verano del 98. La continuidad de jamás parar de trabajar. No tuve baches. Desde los 6 a los 26, que quedé embarazada, no hubo un momento en el que no hice tiras. Cada vez se me hacía más difícil salir.

¿Tuviste siempre el apoyo de tus padres?

Sí, pero me pusieron ciertas reglas que agradezco. Una de ellas era terminar el colegio y que si me iba mal volaba de la tele. Eso hizo que tuviese una vida más o menos normal. Asistía a clases y tenía compañeros. Pero fue una niñez y adolescencia muy exigida. Iba a la mañana al colegio y después había un remis de Telefe en la puerta que me pasaba a buscar para ir a grabar. No fue fácil. Los demás chicos tampoco entendían mi vida y a mí no me interesaban los juegos de niños porque estaba pensando en las responsabilidades. Era independiente económicamente. Pero lo llevé bastante bien a nivel psíquico.

“Lo complejo y atractivo de Fanny es que es una comedia que adentro tiene una novela. Son muchos universos que mostrar bajo la mirada de mi personaje. Me encanta haber podido salir de tanto drama”

En las entrevistas contás que tu hija quiere seguir tus pasos, pero que todavía no la dejas. ¿Por qué?

Tiene ocho años y me dice que quiere actuar. A mí me aterra. Cuando yo empecé el medio era diferente. No había redes sociales. La cantidad de información que circula hoy en día me da miedo. Antes eran cuatro canales, todo muy familiar. Me quiero morir con mi hija. Pero le digo que estudie antes y de hecho está haciendo comedia musical y canto. Oportunidades no le van a faltar. Ya tuvo propuestas pero dije que no. 

Por Chiquititas ganaste un Martín Fierro infantil y aún se sigue pasando. ¿Cómo fue esa experiencia?

Fueron muchos años con un éxito rotundo. Los televidentes querían ser huérfanos, eso generaba por ser un fenómeno. Tuve el plus de poder incorporar a mi carrera el canto y el baile. No estudié nunca teatro y ese entrenamiento con Cris Morena me dio gran aprendizaje. Tuve coachs que me enseñaban y guiaban. También el desafío del teatro. Todo era siempre demasiado. Hacíamos tres o cuatro Gran Rex por día, donde entraban 3.300 personas. 12 mil personas a diario. En las giras llenábamos estadios de 50 mil. Chiquititas marcó la infancia de muchas generaciones. Agarró una tanda de chicos que de 6 a 13 que crecieron con nosotros. Ahora lo están pasando y sigue siendo una locura. Me preguntan en la calle: “¿Vos sos Mili?”. Sí, un poco baqueateada (risas).     

“Tengo un don, manejo el músculo del lagrimal. Entonces puedo tirar la lágrima en el momento que quiera. Estoy hablando y elijo con qué palabra lloro”

Cuando fuiste mamá dejaste de actuar durante cuatro años. ¿Qué te llevó a volver a la televisión?

Siempre supe que iba a frenar el día que tuviese hijos, el tiempo que fuese necesario y sin miedo a la vuelta. Nunca había estado en mi casa y lo disfruté. Después empecé a extrañar y necesitar. Volver fue un desafío, porque me tenía que incorporar a una televisión que había evolucionado y va a pasos agigantados. Pero por suerte todos esos años que estuve en casa me seguían llamando. Necesitaba un cambio y le dije a Alberto Sanders, que es especialista en cortos, que me cortase el pelo. Quería que me vean después de tanto tiempo y se pregunten: “¿Quién es esta piba?”. Fue acertado porque impactó. 

Justo el retorno se dio en Pol-ka. ¿Es verdad que Adrián Suar te dijo que no te muestres hasta que salga la tira?

Sí, andaba con gorros en la calle (se ríe). Fue un flash. En la primera reunión, Adrián me miró y no lo podía creer. Estuve tres años con el pelo así y en dos tiras: Mis amigos de siempre y Los ricos no piden permiso. Luego surgió la posibilidad de Fanny la Fan y significaba mucho más que un protagónico y trabajar con Underground. Era volver a Telefe. Es muy movilizante. Sebastián Ortega me pidió que no me corte más el pelo porque Fanny lo necesitaba largo. Me lo dejé crecer y después me puse extensiones porque era lo más práctico. 

“Volver a la actuación fue un desafío, porque me tenía que incorporar a una televisión que había evolucionado a pasos agigantados”

¿Qué implica este protagónico que te exige estar en todas las escenas?

Sabía en lo que me metía. De por sí la tira es exigente. Fanny está todo el tiempo presente porque es ella la que va llevando la historia, se ven las cosas a través de sus ojos. Está en todos los mundos: en la calle, con las fanáticas, en el detrás de escena, con los actores de la novela. Lo complejo y atractivo es que es una comedia que adentro tiene una novela. Son muchos universos que contar y mostrar bajo la mirada de mi personaje. Me encanta haber podido salir de tanto drama.

¿Cómo hacés para estar tanto tiempo llorando en las tiras y no sentirte afectada en lo personal?

Tengo un don, manejo el músculo del lagrimal. Toda la vida lo tuve y nadie lo supo. Hasta que un día fui al programa de Mirtha Legrand y ella me preguntó por eso y se destapó por todos lados. Tengo mucha capacidad de que se me llene los ojos de lágrimas y muevo el lagrimal, entonces puedo tirar la lágrima en el momento que quiera. Es muy gracioso. Estoy hablando y elijo con qué palabra lloro. Lo puedo hacer con los dos ojos o con uno solo. Los directores que saben me dicen cuándo llorar, a qué cámara y con qué ojo. Gracias a ese don me compré una casa (risas).

“Mi hija tiene ocho años y quiere actuar. A mí me aterra. Cuando yo empecé el medio era diferente. Había cuatro canales, todo muy familiar. Ya tuvo propuestas pero dije que no”

Algo inédito en Fanny es que la historia gira en torno al rol que cumple una fanática…

Es una fanática histérica y real. Se vio todos los capítulos y ama de verdad al personaje de Luciano Cáceres, vive preocupada por él. Maneja tanta información que puede hacer que se salve la novela que viene de cinco años de éxito rotundo y está estancada. Nadie le encuentra la vuelta, sólo ella porque es la cabeza de lo que la gente quiere ver. Fanny forma un pacto secreto con la autora y empieza a escribir ella.

Conviviste con la exposición toda tu vida. ¿Qué tiene de positivo y de negativo la fama?

Lo malo es la difamación. Estás expuesto a que se digan cosas alejadas de la realidad o se tergiversen.  Son las reglas del juego y no lo podés manejar. Es lo único que padecí. Después no me molesta nada porque crecí siendo famosa. Aunque sí es molesto para mi familia.

Remix: 9 Preguntas / 9 Respuestas

FAMOSO DEL QUE ESTABAS ENAMORADA CUANDO ERAS CHICA

Uno de Cebollitas , me gustaba el de la competencia (risas)

¿QUÉ HARÍAS SI TUVIERAS 24 HORAS DE IMPUNIDAD?

Dormir

TU INSULTO PREFERIDO

La puta madre

TRES COSAS QUE TE LLEVARÍAS AL MAS ALLÁ

Mis dos hijos y mi madre

UN PENSAMIENTO ANTES DE DORMIR

Que mañana no me cueste tanto levantarme

UNA ADICCIÓN

Trabajar

UN POSTRE

Frutillas con crema

¿QUÉ DIBUJO ANIMADO SERÍAS?

Pocahontas

UN SENTIDO

La vista



 


DF: Andy Larsen Style: Vale Czerwonogora / MakeUp: Eli Heros con Rimmel London / Pelo: Nacho López Fagalde para @shootmanagement con productos Alfaparf Milano / Agradecimientos: Prensa Telefe, Nous Etudions, BlackMamba, JT